RSS

Archivo de la etiqueta: vejez

Nebraska…… Senilidad Marchita


Nebraska - Alexander Payne -

Nebraska  Alexander Payne –

Complicado recuerdo atrapado entre nubes etilicas que crecen al amparo de la memoria perdida. Ocultando, la nada mas absoluta ya que en realidad nunca existió ese algo mas que el dejarse llevar. Rodar por inercia, como si ese tiempo que ahora se agota….Jamas hubiera existido

Y hoy, el legado ausente se antoja primordial y tras el fracaso disfrazado de anodinia absoluta. Se buscara una imposible redención a través de un premio que solo existe, en una imaginación trastocada. Catalizador o nexo de unión para crear un punto de salida. De descubrimiento, entre un padre ya en decrepitud y un hijo distanciado pero hermanado en su falta de ambición.

Personajes intercambiables en tiempo y espacio. Ambos de carácter débil y faltos de miras importantes. Totalmente vulgares y aparentemente indiferentes el uno del otro. Pero, como en casi todo, las apariencias son simplemente un muro de fragilidad que esconde lo que debería de ser fácil de decir y sin embargo….No lo es. Ya que en la época de la comunicación, lo que se impone paradojicamente es precisamente lo contrario..

Anacronismo en monocolor que se desparrama no en ritmo, pero si de forma hipnoticamente poética en paisajes de inmovilismo absoluto. Difuminándose en débiles trazos que parecen dados al azar. Esparcidos, con la calma necesaria para componer en base a ellos, lo que pudo haber sido una vida. Desvelando, su estrafalaria unión en este viaje por comenzar de descubrimiento mutuo.

Viajar por viajar, aunque el destino sea un absurdo. Conocido o no, se navegara por carreteras inalterablemente rectas en contraposición a las curvas de la vida. Se buscara la nada con la parsimonia propia del carácter, pero alejándose de la de uno mismo. Ya que eso puede doler y los paisajes añorados hace tiempo dejaron de importar.

nebraska - Bruce Dern - Will Forte

Nebraska – Bruce Dern – Will Forte

Y como en todo viaje aparentemente sin importancia. Las comparsas necesarias para comprender como fue todo, también tendrán su protagonismo. Y con el, su mezquindad disfrazada de imbecilidad que irremediablemente nos levita hacia los altares. Y si no es así, por lo menos seremos entrañables por nuestra propia ausencia de malicia en un tiempo donde la codicia parece serlo todo.

Inexorable paso del tiempo. Que aunque nunca se nombre esta presente. Sutilmente, gracias a esa cámara de gran angular abierto, que se recrea en largas escenas rodadas en primoroso blanco y negro. De limpieza absoluta, que consigue esa sensación de aislamiento que acrecienta el desamparo de la soledad. De perdida y nostalgia, desparramada como si nada por pueblos de sobriedad dogmatica

Retratados como si fueran una postal costumbrista, para mostrar otra vez como si fuera al azar. Que en realidad, esconden su utilidad como aparcamientos para jubilados y exiliados sociales. Desterrados, que ya no se necesitan y como tales, consumirán su tiempo vampirizados ante una pantalla de televisión. Sencillamente, como si ya no importaran, ya no fueran necesarios y nada se esperara de ellos.

Incomunicación total entre todos los personajes de este absurdo teatro. Esperpentos, que se mueven como si fueran pequeñas islas en su propio archipiélago. Reflexión cruel en su sencillez que da pistas sin mostrar. Sin prisas y tomándose su tiempo para que un relato de silencios lo diga todo.  Adueñándose los hechos aislados del protagonismo, para que casi sin darnos cuenta. Dibujemos una vida en ese lienzo en blanco y comprender como se llego a un presente imperfecto, partiendo de un pasado cementado en la nada

Y mientras definimos los trazos que nos van dando, asistimos a un derrumbe en cascada de convencionalismos. A un golpe visceral en el corazón de la américa profunda disfrazado de comedia triste. Y la película empieza a doler, ya que lo que nos están mostrando es asquerosamente real. Y eso cuando se sabe hacer bien, cuando se consigue ese entorno, ese clima fríamente hiriente…..Sencillamente, acongoja el alma……….

 
32 comentarios

Publicado por en 4 febrero, 2015 en Cine, cine actual

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

La gran belleza…… Inmortal y eterna


Paolo Sorrentino - la gran bellezaPara soportar lo efímero del presente, casi siempre se bucea en el pasado. Quizás, como mecanismo de dilatación ante un ocaso cada vez mas cercano. En el que un sublime instante de belleza capturado en la memoria perdida. Lo es todo y es la nada también.

Tiempo que se diluye, se escapa entre imaginarios dedos, atenazados a una terraza engalanada de fiesta perpetua. Donde quien ya dejo atrás sus días de gloria, disfruta como inmortal maestro de ceremonias en un banal carnaval de vanidades.

Monótono y vació, ante la risa perpetua como antídoto a la negación de lo que se pudo haber sido y no se fue. Lo que quedo en el camino, recordado en paseos solitarios ante una ciudad que te conoce y hace tiempo que ya no te ríe los chistes.

Ceguera antigua, hoy añorada por neones nocturnos que iluminan a cincuentones y ninfas con pretensiones de intelectualidad. Moviéndose en un extraño circo, al ritmo de una Raffaella Carra remozada para estos tiempos de prisas. Otra vez solo quizás, ambiente de suntuosidad y derroche salpicado de patetismo.

Mostrando, precisamente lo contrario de lo que se filma, en una hipnótica y atrayente bacanal de los sentidos. Ya que el aparente desenfreno, no es mas que melancolía por ese desgarro de un tiempo que se acaba. Generosamente perseguido, por quien no lo posee y ansia retornar los pasos caminados

Fotografiando mas que filmando, en una permanente disección de sentimientos desnudos que se intuyen mas que se gritan. Quedando grabados en una cámara, que va moviéndose sin pausa en las escenas de serena belleza y retratando mucho mas que lo que se ve, en las que son puro desenfreno.

Jugando al gato y al ratón con nosotros, para alejarse totalmente de eso que llaman nudo y desenlace. Haciendo gala de un dominio magistral, que se funde en un montaje tan extravagante como caótico. Capaz de sacudirte en un mosaico de sensaciones, en base a escenas a momentos que se quedan grabados, de una historia que en realidad carece de continuidad.

la gran belleza - Paolo Sorrentino

la gran belleza – Paolo Sorrentino

Y eso es una gran virtud, ya que no solo se consigue que no naufrague y sobreponiéndose a su carencia, nos atrapa un argumento totalmente deslazado en esta sucesión de habitantes de la nada. Que adornan su vació existencial, entre suntuosos vestidos y escritores que en realidad nadie lee..

Mientras en su locura contagiosa, intentan engañar al tiempo a través de ese dios pagano llamado Botox. Para después diluirlo, entre artistas de nulo talento mas que para la autopublicidad. Lo pretendidamente glamuroso, lo intelectualmente aceptado como innovador. No es mas que la fachada, en la que se escudan los que en realidad nacieron para esta nada de la que nunca querrían salir

Emergiendo entre todos ellos, un magistral personaje de indolencia serena. Que ya sesenton, aborda esa sutil autoflagelacion que se produce cuando el peso de la ausencia nos asfixia.  En realidad, que haces aquí querido Jem Gambardella, rodeado de semejante despropósito…., Tu, estabas destinado a la sensibilidad, pero…Que paso entonces?..

Y eso, es lo que nadie nos cuenta, en una historia que no existe. Y aun así, lo intuimos en esta torrencial locura de fiesta continua, en contraste con la belleza de lo clásico. Lo que no muere, lo inalterable como refugio de vida acariciando una extraña película de fascinante belleza.

Combinando planos que aplaudiría Visconti, con otros propios de cualquier director imberbe de cámara epiléptica. Donde las referencias a fellini son palpables, donde hay enanos y anacronismos, Gente de la farandula y empresarios buscados. Donde la religión es pura publicidad, en contraste con una santa que sin duda lo es. Aunque todo lo que la rodee, este embutido de la falsedad acorde con los tiempos actuales.

Salpicando entre pinceladas, las imágenes mas bellas vistas de una ciudad que se erige como segunda o quizás primera protagonista. Gritando su historia que ya nadie quiere escuchar, en un mundo que no es mas que un microcosmo de fama no merecida. Donde, interiormente todo se desgarra sin dejar nunca de reír, de asirse a esa pose indolente de superioridad heredada de las clases nobles.

Y mientras todo se hunde sin aparentarlo. La serena belleza de lo eterno, de lo clásico permanece inamovible como símbolo de perfección, ante la necedad de un presente tan defectuosamente gestado.

 
66 comentarios

Publicado por en 26 septiembre, 2014 en Cine, cine actual, cine de culto

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,