RSS

Archivo de la etiqueta: Richard Brooks

La gata sobre el tejado de zinc…..Insatisfecho Deseo


la gata sobre el tejado de zinc Paul Newman Elizabeth TaylorTejado ardiente donde una silueta felina de ojos violeta, maúlla bajo el sol del mississippi. Sinuosamente, retorciéndose en su macabra danza, provocada por reproches y culpas que atormentan. Quizás, atenazando almas, prisioneras en una familia unida por pasiones encerradas en nubes de resentimiento.

Asfixia en un aire enrarecido. Viciado por un fracaso existencial que, pulula entre los vapores etílicos de un hijo hundido en una velada homosexualidad. Que se palpa, aunque nunca se grite en un mundo de silencios compartidos

Sin duda, forjado todo en una tragedia anterior. Sufrida calladamente ante la incomprensión, de un padre en busca del perdón infinito.  Algo que no es mas que la paz, del que presiente tener los días contados.

Y en medio de tal vorágine, tu gata herida de uñas afiladas ronronearas, sin saber en realidad que significas para ese corazón mancillado por la culpa. Sensualidad en tus movimientos que, contrastan en la fragilidad de los azules ojos que te miran. Sin en realidad, ver nada mas que brumas en la lejania

Que atormentan, con su mar del miedo en la mirada. Irremediablementes hundidos ya, en mares de whisky donde se encierra el culpable de tu encarcelamiento

Pagando con dolor un crimen nunca cometido, aunque si deseado. Ya que, tu corazón dice que luches por el, que no le abandones aunque en el fondo sepas….Que nunca seras la reina de la primavera en una mansión colonial, donde dos juguetes rotos bailan el eterno baile del desencanto.

Movimientos acompasados, transmutados en reproches retenidos. No siendo mas que convencionalismos que obligan a no ser lo que uno quisiera. Sin olvidar a las comparsas necesarias para su redención. Un padre empeñado en recuperar el cariño extraviado y un hermano que nunca sera el deseado.

Terreno pantanoso. En el que saltaras, maullando para despertar a ese león dormido que se ahoga en culpas ficticias que le evadan, de una realidad no deseada. Amortiguando la caída, mientras las mentiras van tejiendo verdades.

Persiguiendo esa sombra loca, que rehuye un lecho que debería ser de dos. Salto al vació donde las mascaras vuelan al viento, para dar paso a la seca certeza del desamor que hoy con un poco de suerte…Renacerá en lo que siempre debió haber sido.

Y esa emoción que eres tu, al final sera un cielo azul y una simple almohada sobre una cama. Colofon perfecto para ese despertar producido en un sótano entre dos tullidos. Mientras tu gata, podrás por fin bailar al ritmo de dos corazones que se ríen las penas.

 Elizabeth Taylor

Elizabeth Taylor

Pocas veces una obra profundamente censurada en comparación a su equivalente teatral. Ha logrado tales cotas de genialidad.. Componiendo a través de suaves retazos que veladamente sin estridencias. Van desgranado un drama imperecedero sobre la culpa y los deseos insatisfechos.

Miedos y rencores familiares, que van tomando forma en un único escenario. Donde Elizabeth Taylor es la gata perfecta en ese insalubre clima sureño. Plena de sensualidad en contraste a la fragilidad y frustración que derrocha Paul Newman. Sin olvidar el gran trabajo de Burl Ives en su eterno papel de patriarca que como siempre fotograma a fotograma va comiéndose la pantalla.

Química entre los dos protagonistas en esta historia que hace gala de su origen teatral, pero dotándola un artesano como Richard Brooks de perfectos movimientos de cámara y una fotografía mas que notable. Que, realmente consiguen meternos en una historia donde hasta los truenos y la tormentas ocupan su justo lugar.

Conmovedor drama poblado de diálogos brillantes y con cierto sentido extraño de la ironía. Sin dudarlo, una de las mejores películas de la historia y en la que su pareja protagonista brilla ya en el olimpo de los inmortales

 
82 comentarios

Publicado por en 15 agosto, 2012 en Cine, cine clasico

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,