RSS

Archivo de la etiqueta: Keiko Kishi

Yakuza….Los hombres que nunca rien


Robert Mitchum - Ken Takakura - Yakuza

Sentimientos dormidos. Abotargados en el vaivén de una vida que se intuye en ese filo, donde la violencia transita sin red. En permanente pió, mientras un otoño antaño lejano. Se instala cómodamente para acunar un descanso soñado.

Pero hoy, destino como siempre traidor. Todo sera removido por un pasado inconcluso, que inmisericorde golpea en forma de amistad forjada en tiempos convulsos. Donde amistad e intereses no eran acciones en contrapòsicion perpetuamente  encadenada

Antesala de una traición, que llevara a lugares donde de manera intimista, se nos gritara que nunca fue lo que parecía en esta triste excusa hacia el añorado retorno.

Encargo que solo escuchas como eco lejano  Envuelto por un velo de recuerdos distantes, ya en esa primavera que guardas en tu rincón mas escondido. Prisionera de cadenas invisibles. Que intentan acallar un grito ahogado por un presente imperfecto, pero aceptado.

Falsamente quizás, ya que cuando nadie te ve. Sonríes al pensar en que hubo un tiempo en que dos fugaces jugaron en una ciudad donde las flores de loto…. Son quimera inalcanzable… Y así, viajaras de un confín a otro confín. Con la vana esperanza de encontrar un puerto, que hace tiempo que no admite mas barco herido que el suyo propio.

Y en ese viaje, pistolas, katanas centenarias y dolor contenido. Saber que pudo ser y no fue en el pasado. Una decima de segundo, un fugaz instante y todo cambio. Pero ahora, en el presente. Nube de reproches, apartada al contemplar un simple albun de fotografías junto a quien quisiste.

Magico momento donde el tiempo parece no existir, detenerse en su caminar para que ese esbozo de sonrisa vuelva a brillar y todo cobrar sentido. Sentido que tarda en morir, lo mismo que una nube en verano Lo que no pudo ser, pero lo fue todo. Acude hoy como efímero remanso que aturde tus sentidos.

Golpeando recuerdos nunca borrados. Truncados por honores ancestrales que atan como ligaduras invisibles, selladas en un trío abocado al fracaso. Marcadas como fuego en rostros severos, incapaces ya, de mostrar lo que se intuye

Tres almas errantes, encerradas en sus propios secretos. En su ocaso, unidos otra vez por quien nunca fue tu enemigo, ni tampoco tu amigo. Que actuara como detonante de una verdad oculta, que dará un giro inesperado a una deuda de honor entre dos hombres. Que por supuesto… Sufrirá una mujer anclada en códigos ancestrales que obligan, mas que la propia vida.

Baraje de muerte revelara esa verdad escondida, en un baile de lealtades que hundió tres vidas. Una por ignorancia. Otra por honor y la ultima, simplemente por amor………. Y al final un simple dedo, como presente silencioso sellara una deuda ya eterna entre dos hombres, que siempre lo fueron y una mujer. Que, nunca dejo de serlo….

yakuza Sidney Pollack

yakuza Sidney Pollack

Contenido drama disfrazado de triller violento. Donde el guion brilla sin caer nunca en el efectismo barato. Donde la lealtad es tratada de forma poética y la acción, cuando surge es una sucesión de escenas bellamente filmadas. Sin la prisa de hoy en día, sin movimientos violentos. Simplemente manejando una cámara que siempre esta, donde debe de estar.

El paso del tiempo, la fusión de dos culturas. los secretos y ante todo el honor oriental y el pragmatismo occidental representados. En un Yakuza atrapado en sus propios demonios y un gaijin al que ya nada parece importarle. Atados ambos por una deuda antigua, que al conocerse su verdadero origen. Dara lugar a una de las mas fascinantes muestras de amistad masculina que ha dado el cine.

Expiación de pecados no cometidos. Violencia desatada en su ultimo tramo. Intimismo lírico y poético en sus dos primeros. Rodada con mimo y paciencia para desvelar en el momento justo lo que se esta contando. Algo en lo que es experto su director. Sydney pollack, que de manera pausada y nostálgica, imprime ese carácter melancólico a un guion ya de por si soberbio .

Sabiendo siempre  que sus protagonistas están destinados a una soledad infinita e hiriente. Algo que queda recalcado en la imagen de sus sobrebios protagonistas. . Destacando un Robert Mitchum absolutamente pragmático  Que presta su rostro coceado por cien mulos, para construir un personaje del que nada se dice. Aunque se intuye todo.

Al igual que el de Ken Takakura, como la viva imagen del Yakuza condenado por su eterna lucha interna. Serena y distante Keiko Kishi, como pieza final del trío protagonista en esta película imprescindible. Una de las mas interesantes historias de amor, que se han dado en una película que no gira en torno a el.

Donde una mujer es eje de todo, aunque apenas tenga peso en la historia. Que se centra casi sin quererlo, en la relación de honor entre dos hombres. Unidos y separados por un secreto, que bloquea cualquier esperanza de futuro. Lo demás en la cinta, simplemente aderezos, eso si perfectamente integrados en una historia solida como pocas.

Film, sobre lealtades, sobre honor renuncia y arrepentimiento. Magistral en su aparente sencillez. Tras la que se esconde una fantástica ambientación, que sin duda fue inspiración para los neones de la aclamada black runner. Y tambien, fusilada sin piedad por el inefable Tarantino en sus escenas de lucha en kill billl

Perfectamente construida, de ritmo lento si. Pero que le sienta realmente bien a escenas intimistas resaltadas por una genial música de tugurio jazzistico compuesta por Dave Grusin. Obra imprescindible y uno de los mejores trillers de los setenta.

 
37 comentarios

Publicado por en 31 enero, 2013 en Cine, cine de culto, cine romantico, drama

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,