RSS

La gata sobre el tejado de zinc…..Insatisfecho Deseo

15 Ago

la gata sobre el tejado de zinc Paul Newman Elizabeth TaylorTejado ardiente donde una silueta felina de ojos violeta, maúlla bajo el sol del mississippi. Sinuosamente, retorciéndose en su macabra danza, provocada por reproches y culpas que atormentan. Quizás, atenazando almas, prisioneras en una familia unida por pasiones encerradas en nubes de resentimiento.

Asfixia en un aire enrarecido. Viciado por un fracaso existencial que, pulula entre los vapores etílicos de un hijo hundido en una velada homosexualidad. Que se palpa, aunque nunca se grite en un mundo de silencios compartidos

Sin duda, forjado todo en una tragedia anterior. Sufrida calladamente ante la incomprensión, de un padre en busca del perdón infinito.  Algo que no es mas que la paz, del que presiente tener los días contados.

Y en medio de tal vorágine, tu gata herida de uñas afiladas ronronearas, sin saber en realidad que significas para ese corazón mancillado por la culpa. Sensualidad en tus movimientos que, contrastan en la fragilidad de los azules ojos que te miran. Sin en realidad, ver nada mas que brumas en la lejania

Que atormentan, con su mar del miedo en la mirada. Irremediablementes hundidos ya, en mares de whisky donde se encierra el culpable de tu encarcelamiento

Pagando con dolor un crimen nunca cometido, aunque si deseado. Ya que, tu corazón dice que luches por el, que no le abandones aunque en el fondo sepas….Que nunca seras la reina de la primavera en una mansión colonial, donde dos juguetes rotos bailan el eterno baile del desencanto.

Movimientos acompasados, transmutados en reproches retenidos. No siendo mas que convencionalismos que obligan a no ser lo que uno quisiera. Sin olvidar a las comparsas necesarias para su redención. Un padre empeñado en recuperar el cariño extraviado y un hermano que nunca sera el deseado.

Terreno pantanoso. En el que saltaras, maullando para despertar a ese león dormido que se ahoga en culpas ficticias que le evadan, de una realidad no deseada. Amortiguando la caída, mientras las mentiras van tejiendo verdades.

Persiguiendo esa sombra loca, que rehuye un lecho que debería ser de dos. Salto al vació donde las mascaras vuelan al viento, para dar paso a la seca certeza del desamor que hoy con un poco de suerte…Renacerá en lo que siempre debió haber sido.

Y esa emoción que eres tu, al final sera un cielo azul y una simple almohada sobre una cama. Colofon perfecto para ese despertar producido en un sótano entre dos tullidos. Mientras tu gata, podrás por fin bailar al ritmo de dos corazones que se ríen las penas.

 Elizabeth Taylor

Elizabeth Taylor

Pocas veces una obra profundamente censurada en comparación a su equivalente teatral. Ha logrado tales cotas de genialidad.. Componiendo a través de suaves retazos que veladamente sin estridencias. Van desgranado un drama imperecedero sobre la culpa y los deseos insatisfechos.

Miedos y rencores familiares, que van tomando forma en un único escenario. Donde Elizabeth Taylor es la gata perfecta en ese insalubre clima sureño. Plena de sensualidad en contraste a la fragilidad y frustración que derrocha Paul Newman. Sin olvidar el gran trabajo de Burl Ives en su eterno papel de patriarca que como siempre fotograma a fotograma va comiéndose la pantalla.

Química entre los dos protagonistas en esta historia que hace gala de su origen teatral, pero dotándola un artesano como Richard Brooks de perfectos movimientos de cámara y una fotografía mas que notable. Que, realmente consiguen meternos en una historia donde hasta los truenos y la tormentas ocupan su justo lugar.

Conmovedor drama poblado de diálogos brillantes y con cierto sentido extraño de la ironía. Sin dudarlo, una de las mejores películas de la historia y en la que su pareja protagonista brilla ya en el olimpo de los inmortales

Anuncios
 
82 comentarios

Publicado por en 15 agosto, 2012 en Cine, cine clasico

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

82 Respuestas a “La gata sobre el tejado de zinc…..Insatisfecho Deseo

  1. elcriticoabulico

    15 agosto, 2012 at 14:23

    Ya sabes que no soy muy fan de los desgarradores melodramas sureños de pasiones subterráneas y arrebatadas (ni de la Taylor, que siempre me ha parecido una señorona un poco irritante) pero, en fin, viendo la pasión con la que la transcribes, habrá que irla encargando para hablar con propiedad… Un saludo.

     
    • plared

      16 agosto, 2012 at 3:17

      Pues esta es todo un drama sureño, de mentiras,verdades veladas y ambiente opresivo. A ritmo teatral, vamos tennessee williams en estado puro. Y actuaciones acordes con la obra, vamos del Actors Studio, excesivas y melodramáticas, santo y seña de la casa. Muy buena película, aunque no te guste este tipo de cine, no en vano es considerada la mejor obra teatral de su autor y quizás, la mejor adaptación llevada al cine.

      De cualquier manera, no es el tipo de cine que te gusta, lo se. Aunque igual te sorprende. Cuídate

       
      • Dessjuest

        27 agosto, 2012 at 12:12

        Pues no sé, yo creo que a Abúlico le podría gustar, a mí en principio tampoco pensaba que me pudiera gustar y lo hizo, y él tiene mucha más cultura cinéfila, creo que degustaría mejor la peli.

         
      • plared

        28 agosto, 2012 at 1:21

        Pues no se yo, por lo poco que le conozco, me da que mucho no le gustaría…aunque nunca se sabe ya que aunque no sea de su gusto ni el tema ni la forma de hacer cine. Quizás al calidad que tiene si le sorprenda…A saber. Cuídate

         
  2. David C.

    15 agosto, 2012 at 15:49

    Newman y Taylor realmente hacen de esta, una gran película de principio a fin.

     
    • plared

      16 agosto, 2012 at 3:21

      En efecto en ellos junto al gran Ives, se sostiene gran parte de la película. La química entre la pareja protagonista es realmente notable. Siendo los juegos de miradas que se dan en muchos momentos, prueba de ello. Muy buena película, que en gran medida es lo que es no solo por la historia, también por interpretaciones magnificas en un reducido espacio. Lo cual, no es nada fácil. Saludos

       
  3. uraniaenberlin

    15 agosto, 2012 at 19:25

    Soy sincero y te digo que casi no me acuerdo de todo el metraje de esta película. Que la ví, sí, pero solamente me viene a la memoria, no más, un superfolletín del Williams. No la recuerdo como un estimulante ejercicio de cinematografía a pesar de las bondades de tus siempre sofisticadas críticas (lo digo sin adjetivar peyorativamente). No sé, quizás me resultó excesivamente teatral, pero sobre todo un dramón atosigante…El buenorro y sensual Newman seguro que estaba bien, pero quizás me da la impresión que se le notaba demasiado esa pose del Actor’s Studio y la Taylor, aunque nunca me resultó lo suficientemente hechizante, creo que hizo un papel muy solvente. Bueno, y eso que en la dirección estaba Brooks pero, en mi opinión, creo que hizo obras bastante mejores que esta.

    Saludos

     
    • plared

      16 agosto, 2012 at 3:40

      Todo un dramon atosigante como dices. Pasiones del profundo sur con todo lo que ello significa. Pocos actores y rodada en interiores. Ambientes opresivos y casi todo basado en diálogos y miradas. Un tipo de cine que ya no existe, que murió en el recuerdo y que mas que buscar el escándalo, veladamente daba las pautas para imaginar lo que queda fuera de plano.

      Curiosamente la sensualidad de Taylor en esta película, se da sin mostrar apenas nada, con un simple caminar o un vestido ceñido. Ahora, simplemente se muestra todo, pretendiendo ser audaz. En mi opinión se pierde la magia y eso es lo que tenían estos dramones del profundo sur…Magia…Al igual que las poses exageradas de sufrimiento interior de ese famoso estudio. Puede que excesivas, pero transmitían bastante mas que las historias actuales de pose estudiada tipo no me importa nada y barba de tres días.

      Un cine peculiar sin duda, muy alejado de las prisas y tendiente al melodrama mas lacrimogeno, pero particularmente, me encanta y en esta en especial… La cámara se mueve de forma mas que correcta para conseguir planos que no hagan pesada una acción que se desarrolla a ritmo lento. En un solo escenario y en también una solo jornada. Conseguir que esto no sea plomizo y la historia enganche, es bastante difícil.

      Si también le añadimos su origen teatral, que en ningún momento es ocultado. Pues todo un logro basado también, en diálogos certeros, no exentos de cierto sentido del humor, casi irónico. En fin, una película altamente recomendable y de este tipo de cine, una de las mejores………

      Sobre su director, pues el fuego y la palabra o la elegante Lord Jim. Son grandisimas obras de la historia del cine. Un director que se atrevía con todo, incluso rodó uno de los mejores western de la historia…..Los profesionales. Un gran director sin duda, que creo que anda un poco olvidado y que merecía tener por lo menos una película en este sitio…. Cuídate figura

       
      • uraniaenberlin

        16 agosto, 2012 at 18:33

        Ya que hablas de Los Profesionales, es uno de mis (pocos) western predilectos…el encanto otoñal de un género que estaba casi extinguido…Joder, es una película coral sin serlo estrictamente, aunque suene paradójico…El caso es que tengo guardada una crítica en la “nevera” desde …..ni se sabe…Ahora estoy metido, ya sabes, en otros berenjenales. Cuando termine la saga del 11-s allá por septiembre, retomaré el cine (espero).

        Cuídate tron

         
      • plared

        16 agosto, 2012 at 19:41

        Es una de las grandes sin duda, precisamente hace poco a raíz de un comentario tuyo, la volví a ver y me gusto bastante mas que cuando la vi por primera vez. Una gran pelicula como dices crepuscular, toda una oda de estilo peckinpahiano sobre las causas perdidas y el desencanto. Llena de diálogos impagables, de los que te dejan Ko y quieres volver a escuchar.

        Acción y un grupo de mercenarios de los que se graban. Crepuscular y con el encanto que da saber que es la ultima de un genero que se acaba. Todo un homenaje a un cine que se iba y probablemente el mejor western de esa década. Ya que tras este legado, entro en una dinámica mas cercana a la parodia que otra cosa…….

        Pues esperemos a ver esa entrada cuanto termines tu serie política, que tal y como va, me da que tendrás para rato, Abrazos y sobre los profesionales habrá que escribir también, algo ya que esta a la altura de grupo salvaje y es bastante menos conocida. Cuidate

         
  4. almaleonor

    15 agosto, 2012 at 20:58

    ¡Hola!
    Una de las mejores, sin duda alguna. Convendría que la repusieran en Televisión para ejemplo de hasta donde pueden conducirnos nuestros pudorosos estereotipos y convencionalismos. La atormentalidad de Newman es épica, la soledad y necesidad de la Taylor impagable, la comparsa de actores secundarios a esa foto fija continua que supone la presencia de ambos, es, cuanto menos, de lujo. Burl Ives es de los mejores.
    Gran elección Plared.
    Besos.AlmaLeonor

     
    • plared

      16 agosto, 2012 at 3:45

      Una película de soledades, de incomprensión y de necesidades insatisfechas. De tormento interior y de sufrimiento para al final, ver cierta luz en una redencion quizas impuesta. Grande la pareja protagonista y grande también Ives, que como digo en la reseña, se come la pantalla. La conversación del sótano, impresionante en su dureza y a la vez ternura.

      Gran película sin duda donde todos brillan a gran altura, incluso esa cuñadisima que se hace ciertamente odiable. Cuídate y me alegro de que coincidamos en la visión de esta película

       
      • almaleonor

        16 agosto, 2012 at 9:11

        🙂 ¡Creo que coincidimos en más de una visión sobre el cine!

         
      • plared

        16 agosto, 2012 at 19:15

        Cosa que me alegra y espero que no se solo en el cine….y si no es así, pues bueno en el fondo este sitio va de eso. Abrazos

         
  5. Dessjuest

    15 agosto, 2012 at 22:58

    Pues como sabía que iba a ser esta ya la tengo encargada, pero no la he visto aun, volveremos cuando pueda opinar.

    Saludos maestro.

     
    • plared

      16 agosto, 2012 at 3:46

      Pues esperando quedamos a esa opinión….Abrazos

       
  6. gaviotasinamor

    16 agosto, 2012 at 15:45

    Hola Plared, desde Santa Pola, te comento para mí es una de las mejores películas de este par de monstruos, Newman y Taylor me encanta tienen una complicidad increíble y unas miradas que yo diria que reales, les haré un post en mi blog de cine..
    Saludos amigo

     
    • plared

      16 agosto, 2012 at 19:21

      Pues mira cerca de Santa Pola tengo una casa familiar, aunque la verdad es que hace tiempo que no voy por allí. Bonito sitio que me trae muchos recuerdos. Totalmente de acuerdo en lo de la pareja, la química que desprenden es impresionante y el juego de miradas ente ellos, realmente antologico.

      Lo curioso es que según tengo entendido no se podían ni ver, pero se ve que eso en la pantalla da grandes resultados ya que ahí bastantes casos parecidos. Esperaremos a ese post, que seguro que les hará justicia. Cuídate y báñate por mi que sigo aquí penando con estas piedras que me da que se harán eternas. Abrazos

       
  7. altaicaaltaica

    17 agosto, 2012 at 0:55

    Ya sabes amigo que no soy demasiado seguidor y partidario de estos dramas sureños, máxime basados en las obras del prestigioso Willians. Pero aquí estamos ante una obra absolutamente redonda. Una indudable obra maestra del cine y de éste género si como tal entendemos sin más obras de teatro llevadas al cine. Creo sinceramente que pocas veces ha estado Newman más notable que en películas como esta que, por otro lado, tienen todos los ingredientes para mi huida, véase el autor, el teatro americano, dramas muy al gusto y al uso, y su actriz protagonista que no soporto en exceso. Pero por arte de magia, por una densidad de pureza milagrosa, de precisión a la hora de contarla, de excelsas interpretaciones, de magistral dirección, del uso del tiempo.. la hacen una película excepcional. Sin duda la mejor película de esta saga para mi, no del teatro en el cine que sería Eva al desnudo, pero una obra maestra indiscutible que después fue llevada de nuevo a la gran pantalla con la actuación bastante discreta de Jessica Lange e infinitamente peor película. Newman después dirigiría El zoo de cristal y demostraría ser un deficiente director de cine, eso sí para mayor gloria de su excelente actriz y esposa. Lo dicho, una película que para quien no la haya visto comprobará que siendo teatro y desarrollándose en interiores mayormente, es puro cine y del grande. Obra antológica del género.

     
    • plared

      17 agosto, 2012 at 7:16

      Si lo se, por ello todas las alabanzas que le dedicas, tienen valor doble. Gran película, en mi opinión la mejor adaptación de una obra de Tennessee william llevada a la pantalla. Como tambien tu sabes que a diferencia de ti, a mi si me gusta ese cine lento, de ambiente tedioso y opresivo que se da en toda la obra de este autor.

      Y bueno la mejor adaptación teatral en cine, pues seria decir demasiado hay me quedo aunque muy distinta a esta con la huella de mankiewicz. Impresionante adaptación con solo dos actores, británicos por supuesto…. Curiosamente realizada por el mejor director de actrices que ha dado el cine….

      Y volviendo a los dos protagonistas de la gata….. . Elizabeth Taylor, pues tengo debilidad por un Lugar en el sol. Magnifica película no demasiado conocida, de los dramas de aquella época, sin duda uno de los mejores. Impresionante también Montgomery Clift que es su contrario en el film.

      Y ya que estamos en De repente el ultimo verano, repitieron como pareja de baile Clift y Taylor y están también ambos magníficos. Otro peliculon de los que no se olvidan y opresivo hasta decir basta, no en vano es otra obra adaptada del bueno de williams . En fin, solo por estas tres películas, Elizabeth Taylor ya merecería pasar a la historia del cine con letras bien gordas.

      En cuanto a Newman, esta simplemente perfecto en esta película, creo que si no es su mejor papel, andará cerca y de su carrera que decir, mas que habla por si sola. Poblada de interpretaciones que están en la memoria de cualquiera que alguna vez haya pisado una sala de cine. De elegir alguna me costaría, pero el golpe, es una película que siempre me pareció magnifica y tanto el como Redford, brillan a gran altura.

      Y, como director, pues tiene una película que me da que no has visto, El efecto de los rayos gammas sobre las margaritas. De, digamos que cine de autor independiente de su época. De lo mejor rodado y absolutamente desconocida mas que para cuatro gatos. Francamente buena y extraña, con un sentido del humor negro que salpica una historia que se te queda dentro. Eso si, con su mujer de absoluta protagonista bordando un papel de los que no se olvidan, si no la has visto ya estas tardando, te sorprenderá.

      Cuídate figura y el próximo empezare una serie del oeste clásico, donde estarán todas esas con las que disfrutamos

       
  8. ALTAICA

    17 agosto, 2012 at 13:09

    Sí, la vi en televisión hace ya muchos años y creo que incluso fue la primera que vi del autor como director. No, no me gustó demasiado y la percibí lastrada de una densidad excesiva, de unos duelos interiores que, como ya he comentado en otras ocasiones, me alejan y me distancian pues los observo opresivos en demasía, casi de cartón piedra o, en todo caso, muy forzados. Faltos de naturalidad y con una dirección excesivamente plana, sin brillo, mostrando arrebatos vitales impostados o contados de forma poco creíble, exagerada. De las otras famosas películas que citas sobre obras de teatro llevadas al cine, muchas sí me producen ese receleo y rechazo que ya he expresado. Por ejemplo, el afamado actor Clift siempre lo he visto de una introversión en sus actuaciones (no solo por los personajes, que también), excesivos en sus gesticulaciones que a veces dan la sensación de que tiene ganas de ir al baño más que de un atormentado mundo interior, con una languidez de manos y brazos que a veces uno siente la necesidad de ir a ayudarle por si se desmaya, con muecas faciales de tormento que asoman una insanía, una conceptualización del actor studio llevada al paroxismo. No, no me gusta este sobrevalorado actor, si bien sus interpretaciones están alejadas de lo común, pero no por brillante según estimo, más por lo afectado en una aparente contención. En muchos casos su forma de interpretar a mi no me transmite naturalidad y lo observas como hipertorfiado en su búsqueda de trasladar estremecimiento o turbación. Mankiewicz es un director extraordinario, con algunas de las mejores películas de la historia del cine, sin ir más lejos joyas como El fantasma…, Carta a tres esposas, Eva al desnudo, La condesa descalza, Ellos y ellas (para mi uno de los mejores musicales de la historia del cine, sí sé que soy raro), El día de los tramposos, La huella (buena pero no tanto como se dice, pues es un mecano algo falasario, muy brillante pero tramposo, pero siempre apasionante) películas magistrales, pero no destacaría yo De repente el último verano, una película plumbea hasta el hastío, con un arranque en el invernadero entre Hepburn y Clift que ya no es que sea de cartón piedra es de un forzado absoluto, que jamás debe de justificar una película. Creo que a veces llevar al cine ciertas obras de teatro no aporta absolutamente nada y jamás deberían de sacarse de un escenario, ni tan siquiera por el maestro J.Leo. Por poner un ejemplo de todo lo contrario estaría Exito a cuarquier precio, una obra maestra absoluta que sí mereció ser llevada al cine, con un nivel interpretativo muy superior a los clásicos que citas, lo cual demuestra que no siempre el pasado fue mejor, ni incluso hablando de estrellas cumbres del cine como Herpbur o Clift. No sé, es un tema largo de hablar y charlar. Puede que el problema esté en William que me aburre sobremanera, pues sus dramas respiran una naftalina irrespirable y unos dramas que me alejan por ficticios y forzados.

     
    • plared

      17 agosto, 2012 at 19:47

      Quizás precisamente este estilo de cine teatral, lo que tenga es eso. Sentimientos expresados al limite, ambientes opresivos en escenarios reducidos, posiblemente como símbolo del agobio que produce. Por lo general calor para resaltar el hastió existencial. Si, como a ti a mucha gente le produce rechazo esa manera de entender o fusionar cine y teatro. Siempre exagerada, siempre al limite en los sentimientos, que aquí se alzan como catalizadores de todo.

      Pero también es verdad, que al ser por lo general grandes actores, las interpretaciones tienden a ser algo o exageradamente histrionicas. Pero suelen estár pobladas de una fuerza que hoy en día se hecha de menos. Me resulta dentro de su inexorable languidez y amaneramiento existencial mucho mas atractivo la fragilidad y rebeldía de James Deam, Brandon, Clift o cualquiera que siga las pautas de este cine……….

      Que, los modernos rebeldes contra la nada mas absoluta, que pueblan nuestro cine. En cuyo caso la pose suele ser de indiferencia y en cierta manera todo relacionado con el sexo y el poder, dejando absolutamente de lado cuestiones del alma. Territorio por el que sin duda navega el cine mas actual, preocupado de un existencialismo material y barato muy ajeno al que propone este cine añejo de cartón piedra.

      Al ser también grandes directores, en tan reducidos espacios juegan con los guiones, tomando las frases importancia capital. Fundiéndose los gestos con música y efectos. En esta película que comentamos, la gata sobre el tejado de cinc, la música adquiere un papel y esas subidas de tono en momentos de clima, chiririosa a veces, esos efectos como los truenos o las tormentas en instantes adecuados se integran como uno mas en la historia.

      Y ,tampoco están exento de virtuosismo en la cámara, muchas veces los cambios de plano en escenarios tan reducidos, plano corto por lo general o acercamientos de cámara, verdaderamente notables. Es difícil destacar eso en una acción que se realiza prácticamente en una casa, pero aquí se consigue.

      Clift, puede que sea todo lo que dices, pero si le trasladas a una película como De aquí a la eternidad. Podría sorprender que con su físico haga de campeón de boxeo de fragilidad y tormento interior impresionante. Creíble, lo que tiene desde luego mucho merito. Ver a Deam en cualquiera de su pocos películas es sencillamente la imagen de la rebeldía sin necesidad de frases lapidarias ni poses cara a la galeria, solo su mera presencia ya transmite todo el tormento interior propio de la juventud o esa oposición a todo sin saber muy bien por que….

      Y Mankiewicz ya sabes que es un director por el que siempre me decanto y aunque considere que la huella es su mejor película,. Realmente cualquiera de las que tu comentas, también podría serla. Mi preferida suya es esa delicia, película pequeña y entrañable llamada el fantasma y la señora miur que también nombras.

      Y si, el cine de William y sus derivados, ya que películas como al este del edén, podrían englobarse en ea catalogo. Produce mucho de lo que tu dices, pero al ser una explosión de sentimientos, generalmente muy bien interpretados y dirigidos por grandes de verdad. En una época en que las prisas por conseguirlo todo no existían. Si se me hace atrayente, aunque reconozco que no es para todo el mundo.

      Digamos que es cine pausado, alejado totalmente del de autor con mucha mejor prensa. Del de acción, ya que aquí la misma que produce ver a un caracol se desarroya. Quizás mas cercano al romántico, fusionándose el amor , el vació que produce la incomprensión y la rebeldía de quien sin quererlo se ve diferente en un mundo donde llorar por nada en concreto, esta desde luego….muy mal visto. Un abrazo y ya que en verano no me lee ni cristo debatamos sobre lo humano y divino

       
  9. Universo de A

    17 agosto, 2012 at 22:47

    ¿Te digo la verdad? estas adaptaciones de esos dramaturgos que EEUU quiere considerar grandiosos (a falta de los históricos europeos) creo que fracasan rotundamente debido a la excesiva teatralidad de sus obras, ya sea el caso del que estamos hablando como “Un tren llamado deseo” o “Muerte de un viajante” (esta de Arthur Miller) son absurdamente sobreactuadas ya en su origen y apestan a teatro por todos los sitios, y de ese modo, es casi imposible hacer una buena adaptación cinematográfica, porque si bien ambas artes (teatro y cine) tienen puntos en común, también tienen radicales diferencias que no admiten ciertas cosas.

     
    • plared

      17 agosto, 2012 at 23:38

      Pues parece que me veo en el desierto defendiendo un tipo de cine que no es del agrado de muchos. Pero que particularmente me sigue pareciendo magnifico, muy superior al actual, que en realidad se limita a crear angustias existenciales donde el sexo explicito es letmotiv de todo. Olvidandose todo lo relacionado con lo no material.

      Si nos fijamos un poco, cualquier película actual gira en torno a relaciones malsanas de amor mal entendido o la simple busqueda de la realización personal, olvidando eso que se ha dado en llamar alma. Por muy moderno que sea, esos problemas si me parecen creados por la sociedad actual.

      No como estos que son eternos, de ahí que quizás después de muchos años, clasicos que hablan de lo tradicional de lo de siempre que en vez de mostrar sugieren, sigan envejeciendo con dignidad. Y todos los pestillos actuales sobre incomprensión inventada en 20 años estarán absolutamente caducos.

      Y al decir esto no me refiero solo a este tipo de cine, al mas clásico en sus intenciones también. Ese en que los hombres se portaban como tal y la mujeres eran eso, mujeres. No aguerridas tenientes compitiendo con el protagonista por ver quien la tiene mas gorda……..

      Y volviendo al tema, si esa fusión de teatro y cine cuando es tan pura como en esta película o en un tranvía llamado deseo. Si se puede considerar sobreactuadas, aunque en mi caso, creo que le sienta bastante bien y para mostrar esas pasiones al limite. Quizás lo único necesario sea unos buenos actores, una historia de verdad y talento para conjugarlos. De lo que no creo que exista duda, es que tanto directores como actores en estas películas…lo tenían. Saludos figura

       
  10. Juan José Iglesias

    18 agosto, 2012 at 21:31

    Creo que me pasa algo parecido a muchos de los que comentáis… Tengo el recuerdo de una gran película, tanto desde el punto de vista narrativo, como técnicamente, pero no me siento para nada identificado con ella. No me atrae para nada su fotografía, aunque me parece buena… Lo que si recuerdo es que me atrajo mucho la dirección, los movimientos de cámara, los encuadres y el ritmo. Algún día la revisaré. De Richard Brooks me gustó también “A sangre fría”, bastante más sórdida y bastante más del estilo de cine que a mi me gusta.

    No tengo nada contra los dramas sureños, ahí están “La noche del cazador”, “La loba” o la inefable “La noche de la iguana”… Pero sí contra los dramas sureños… “señoriales, de gusto por la fotografía en clave alta”, (por decirlo de alguna manera), como este o ese petardo, que fue el “Titanic” de su época llamado “Lo que el viento se llevó”.

    Leyendo por encima comentarios a esta entrada, estoy de acuerdo contigo en muchas cosas plared, indudablemente este cine es mejor que el actual… Es una gran película, aunque a mi no me guste, o no colme mis deseos cinéfilos cuando la veo.

    Saludos a todos y Rock n´ Roll!

     
    • plared

      19 agosto, 2012 at 2:41

      Por supuesto que a sangre fría es una gran película que logra condensar la tremenda complejidad de la novela. Donde ahonda en lo mas negro de unas mentes perturbadas. Película sobria y fría, de las que sabes que nadie va a salirse de tono. Alejada de histrionismos y que su misma frialdad resaltada por ese blanco y negro, literalmente hiela. Grande sin duda, pero muy distinta a esta, una fuerza y pasión, la otra inteligente buceo en lo mas recóndito de unas mentes perturbadas. Adivinando tus gustos, lógico que te decantes por la versión de la novela de capote.

      La noche de la iguana, la noche del cazador, sin duda también grandes y como dices otra versión del drama sureño, alejada de la de los poderosos habitantes de mansiones coloniales. Me alegro de que coincidamos en la esencia, aunque me da que la forma no y, este cine no es muy de tu agrado. Aunque tienes el valor de mas o menos decir, que reconoces que es bueno, pero no te llena. Eso me pasa a mi con bastantes películas, las veo y si, virtuosas quizás en cuanto a concepción, o intenciones pero una invitación a visitar a Morfeo.

      De cualquier manera, no quita que se pueda disfrutar con esta película y a sangre fría también. Las dos me parecen magnificas y si algo me gusta en el cine, es la diversidad y mis gustos varían desde el puro cine de aventuras, a la poesía visual de Tarkovsky por nombrar alguno. Y, esa despedida me ha sonado a Coronado, grande también en su ultima película. Cuídate

       
      • Juan José Iglesias

        19 agosto, 2012 at 4:56

        Bueno… también me encanta la screwball comedy, género que encuentro apasionado y apasionante, el tema es que no me parecen creíbles estos tipos de pasión. El melodrama épico es algo que no me atrae ni lo más mínimo. Y claro que sí, encuentro cosas apasionantes en “La noche de los muertos vivientes” y en “Dirty Dancing”. Es obvio.

        Lo que digo es que Brooks era un gran director, a pesar de que en casos como este contara historias de pasiones forzadas y poco interesantes. Es un tema que me ocurre incluso con mi director favorito, cuando pienso en “Ciudadano Kane”, se me eriza la piel pensando en planos, en el trabajo de Toland, o en como hacer arte con la profundidad de campo, pero no pensando en los devenires de “Charlie”. En este caso sería algo parecido aunque Brooks sea un aficionado en comparación con, y la gata esté a años luz de la peor de Welles.

        Siempre me causó empatía Coronado y me encantó su Santos Trinidad. Me alegra tal casualidad.

        Saludos y… Rock n´Roll!

         
      • plared

        19 agosto, 2012 at 5:19

        la screwball comedy, si hablamos de clásicos tipo ser o no ser, primera plana, historias de filadelfia y tantas otras. Pues que decir magnificas sin mas. Incluso esa locura rodada ya en 1972 llamada que me pasa doctor, se une a estas en elegancia y humor trepidante mas que notable. Pero hoy en día se ha convertido salvo honrosas excepciones en comedias sin gusto destinadas al publico mas adolescente en las que chico conoce chica, se llevan mal y terminan enamorandose, sin ese fino humor que las caracterizaba……

        Y si, si la historia no te atrapa o no te parece interesante, los valores cinematográficos muchas veces aun reconociéndolos se quedan en nada. Como se suele decir, de ahí la magia del cine, que te toca o simplemente te deja indiferente, Ejemplo quizás, pero al contrario serian filmes como la princesa prometida. Una película que sin nada destacarle te atrapa y prácticamente gusta a casi todos, sean de la condición que sean. De ahí, lo que yo llamo magia, se tiene o no se tiene..sin mas.

        En cuanto a Santos trinidad, un personaje épico a la altura del piojo en nuestro cine negro. La lastima es que en la película, los demás sean absolutamente planos. Si hubiera tenido unos secundarios decentes, sin duda habría subido al pedestal de las grandes. Aun así muy buena y de lo mejor rodado en estos años. Con ese personaje que no se olvida. Grande de verdad, pero lastrada por unos secundarios que dan pena. Como casi todo nuestro cine actual, en el que lo único que parece importar es el personaje central. Cuídate

         
  11. Licantropunk

    19 agosto, 2012 at 2:50

    Muy buena entrada. Una gran película que tiene varias lecturas en la trama, la relación amorosa perfecta pero imposible, y sobre todo, creo yo, la complicada tensión entre padre e hijo. Bueno, y con la nuera también…
    Saludos.

     
    • plared

      19 agosto, 2012 at 4:53

      Si dos tramas que se unen, por un lado con el padre, por otro la gata. Y entre ellos la miserias de una familia y una cuñadisima absolutamente odiable. La conversación entre el padre y el hijo en el sótano, de lo mejor de la película, aunque su verdadero climax, es la relación entre esa pareja que se desmorona por la apatía de uno y la frustacion de otro. Cuídate figura y como dices, gran película

       
  12. Alfredo Paniagua

    19 agosto, 2012 at 23:14

    Dejando aparte la enorme deuda teatral que tiene la película, se desvela como un psicodrama de símbolos más que potentes. Ella, con un generoso escote y una feminidad extrema, él con el pijama, enfermo -o que lo finge- no la sacia. Toda una obra maestra de Richard Brooks, como tu bien dices, compensa esa herencia teatral con una buena puesta en escena.

    Recuerdo que hace tiempo vi esta peli en casa y la verdad es que me sentí muy muy atraído por E. Taylor, menuda hembra!!

    Un abrazo!!

     
    • plared

      20 agosto, 2012 at 1:17

      Curvas rotundas para esa sensualidad tan atrayente. La verdad es que verla simplemente caminar, ya es un gozo para la vista….. El detalle del pijama bueno, la verdad es que el hombre se pasa con esa vestimenta la mayoría de la película, yo que ahora también ando enfermo y hace un calor de narices, en calzoncillos ando, sera que no soy de las clases altas…

      Gran película que como otras tantas, amortigua esa herencia teatral con una puesta en escena brillante e interpretaciones de gran altura. Gran película y como dices, una gata que cualquiera querría tener maulando junto a el. Y por cierto me gusta tu nuevo diseño, a ver si algún día me dices como cambiar este….Cuídate figura

       
  13. Dessjuest

    25 agosto, 2012 at 10:37

    Pues ya la vi, aunque me repita es sorprendente el ver cómo cambia leerte sabiendo de lo que estás hablando, captas detalles de la peli que quizá a mí se me pasarían bastante por alto.

    Es una de esas pelis que salvo por un par de escenas apenas cambia de escenario, la mansión familiar, aun asi no se hace pesada, en absoluto, a pesar de que la historia en principio tampoco es para tanto.

    Sin duda como dices lo mejor, de largo, el papel del patriarca familiar, creo que su presencia acaba por apagar incluso la de la Taylor, que ya es difícil apagar esa belleza, encima como rival le ponen a una chica que vaya, más fea y estúpida no puede ser, aunque quizá eso sea mérito de la actriz que la interpreta.

    El asunto de la homosexualidad velada del personaje de Newman, pues de lo mejor, sugerido en todo momento, pero dejándote interpretar a tí mismo la historia, poniéndole el límite a la relación, y a la muerte del amigo tan especial, en las permanentes discusiones sobre la herencia van dejando caer detalles que poco a poco te hacen entender a los personajes, sus frustraciones, las de todos, incluído ese hermano mayor que a pesar de haber vivido su vida entera acorde a los deseos de su padre ve como es el díscolo hermano pequeño quien ocupa el ojito derecho de sus progenitores.

    Yo de movimientos de cámaras, de fotografía y esas cosas pues no, para qué negarlo, no me entero mucho, ni les presto atención, falta de cutura cinematográfica supongo, me suelo fijar en lo que me transmiten los personajes y en la historia, y esta peli, a pesar de su aparente sencillez, es un ejercicio supremo de interpretar, de casi todos, de todos diría, porque nos dan piezas del puzzle en cada gesto, en cada mirada, salen a flote los reproches y las rivalidades de manera natural, sin que de pinta de estar nada forzado.

    Me quedaría con la escena del sótano, cuando Newman va al rescate del dolor de su padre, esa conversación, cuando por fin desnudan sus almas y hablan con el corazón, es para mí sin duda lo mejor de una peli que si, me gustó mucho.

    Saludos maestro.

     
    • plared

      26 agosto, 2012 at 5:05

      Pues si, bastante merito tiene que una historia mas bien típica en prácticamente un solo escenario. Consiga esa fuerza y ritmo para no resultar tediosa. Mas bien una explosión de sentimientos que se desbordan a lo largo de la película…..

      Y si,Burl Ives es un grandisimo actor que llena la pantalla. Especializado en patriarcas y en películas digamos que densas y tormentosas. Los tres están francamente bien, cada uno en su papel consiguiendo que el resultado final sea magnifico y creíble.

      Interpretaciones en la que quizás destacaría y eso que es difícil poner alguno sobre otro a Paul Newman. Que pienso que nunca ha estado mejor y aunque su papel mas celebrado sea el del busca vidas, en esta pienso que lo supera. Representando perfectamente esa mezcla de ternura, fuerza dormida y resignación que hacen que su interpretación sea antologica,

      En la novela la homosexualidad es mas explicita, pero la elegancia para sugerirla aquí, le hace ganar muchos enteros, en mi opinión como digo, la censura de la época le sienta realmente bien, dando un prisma bastante mas amplio y creando cierta tensión en cuanto al personaje ausente y su relación que se adivina malsana.

      Cumbre la escena del sótano, donde todo explota y el juego de miradas y gestos, frases hirientes o simplemente esclarecedoras alcanza su clímax y tan to Paul como Ives, se lucen en duelo antologico de reproches y voluntades.

      Buena disertación la tuya, estas cogiendo nivel, y este que ya analiza y todo las películas era el que hasta hace nada decía que el de cine ni idea. El cine es sentimiento y lo que transmita es lo que hay que plasmar, los movimientos de cámara y demás, acompañan y sutilmente hacen que una obra sea fallida o no. Pero lo que en realidad importa es que nos diga algo y eso tu…lo expresas perfectamente. Cuídate figura

       
  14. Universo de A

    26 agosto, 2012 at 0:27

    Creo que el problema del cine de hoy es que lo que se hace es continuamente repetir unos mismos esquemas que durante un tiempo funcionaron pero que ahora cansan. No hay imaginación ni creatividad, y sin eso, da igual el dinero que inviertas.
    No me opongo en absoluto al teatro en el cine, pero para que resulte tiene que estar muy pero que muy bien hecho, sino, apesta a teatro, y “La gata sobre el tejado de zinc” no me acaba de convencer a ese respecto. Precisamente uno de mis directores y actores favoritos es Kenneth Branagh, al que admiro muchísimo por su gran capacidad para convertir una obra Shakesperiana en toda una obra cinematográfica y además, que sea comercial. No en vano, su adaptación de la ópera “La flauta mágica” (http://universodea.wordpress.com/2007/04/15/la-flauta-magica/) es una de las pocas películas a las que a lo largo de la historia de Universo de A les he dado el calificativo de “Obra maestra”. ¡Nos vemos!.

     
    • plared

      26 agosto, 2012 at 5:28

      Completamente de acuerdo, el cine actual ando perdido en historias contadas cien veces, simplemente dando otra vuelta de tuerca o en muchos caso como son los remakes. Un simple barniz y muchos efectos para repetir lo que ya estaba bien..

      La imaginación desterrada, las ideas en franca retirada y el dinero, pues tapando todas las carencia a base de efectos o violencia gratuita. Que en algunos casos son necesarios, pero en otro simplemente sobran y son la muestra del anquilosamiento de la imaginación y la creación de una necesidad inventada. Como son las superproducciones….

      Que antes, se reservaban para grandes ocasiones, películas como el El puente sobre el río Kwai, lo que el viento se llevo y demás, estaba hechas con claro carácter comercial, con medios ilimitados y algo que las distingue de las de hoy en día…talento

      Ahora, cualquiera que pretenda tener éxito, necesita un presupuesto de ordago que se va en la mayoría de los casos en efectos de pirotecnias que en films como los vengadores tiene cierta justificación, pero en otros es de locos. Como lo es que un rodaje medio cueste lo que cuesta si quiere salir al mercado internacional .

      En cuanto al teatro en el cine, pues este es una forma de entenderlo, de manera densa, con explosión de sentimientos y basandolo todo en gesto,s,palabras y música con abuso de estridencias y violines. Puede gustar o no, pero merito tiene cuando no resulta cargante como es este caso…..

      La que comentas de la flauta mágica no la he visto, te haré caso y le echare un vistazo que tu el musical lo dominas. Cuídate campeón

       
  15. bsasgothicliterature

    26 agosto, 2012 at 4:36

    Como me desayuno de películas clásicas en tu blog te recomiendo una que me ha resultado tremendamente emocionante: En las rayas de la mano (1947) -también se llamó “Los Pendientes de oro”-
    Te dejo un enlace a la tapa:

     
    • plared

      26 agosto, 2012 at 5:09

      El link no sale, pero la he buscado y de ese director conozco Mentira latente, que estaba francamente bien. Viendo los actores y el director seguro que es buena. La veremos ya que la recomiendas, aunque Altaica o Urania seguro que la conocen……… Cuidate

       
  16. ALTAICAaltaica

    26 agosto, 2012 at 10:33

    Plared es una película menor de un director que nunca ha pasado del aceptable, digamos que con oficio. La película es discreta pero por el hecho de ver a sus protagonistas, sobre todo Milland al que considero un actor extraordinario en su fascinante elegancia, y a una Dietrich metida en un disfraz más que curioso, la hacen al menos digna de verse, compaginando secuencias de cierta tensión y otras algo cómicas. Me ha venido a la memoria, si bien de factura y formato distinto, esa gran película del maestro Lang, El ministerio del miedo. Y por cierto que bien estaba Milland en Crimen perfecto y en Días sin huella, ésta última, una de la mejores películas de la historia.

     
    • plared

      27 agosto, 2012 at 2:18

      Una joya el ministerio del miedo, de extraña atracción visual y un argumento que engancha. Ese ambiente en algunos tramos esotérico, nazis, persecuciones como la de la azotea y un protagonista que recuerda a el de con la muerte en los talones. Gran película sin duda. De la que solo tengo un vago recuerdo es de Días sin huella, habrá que repasarla. Sobre Milland, un actor elegante como pocos y que trabajo con los grandes directores de de su epoca……abrazos

       
  17. Universo de A

    26 agosto, 2012 at 22:54

    Lamentablemente demasiadas de las películas de hoy en día parecen remakes sin serlo… y no hay nada peor… pero es lo que nos ha tocado, ya reflexionaba yo sobre ello en este artículo http://universodea.wordpress.com/2010/06/10/reflexiones-acerca-del-3d-en-cine/.
    Creo que lo primero que tiene que lograr una adaptación de teatro en cine es no parecer teatro, sino, no era necesario hacer una película, se hace una grabación de la obra y en paz. En mi opinión es la condición básica.
    Y sólo comentarte que considero que no podemos meter “La flauta mágica” dentro del género del musical, incluso en el cine debemos de hacer una separación, y denominarla tal vez “ópera cinematográfica”, pues si bien no es una grabación y es una adaptación en toda regla (al igual que se ha hecho con otras óperas y en España especialmente con la zarzuela) el musical como género tiene un estilo totalmente particular que si bien puede tener sus orígenes y sus referencias en los géneros antes mencionados (aunque muchos operómanos me deshollarían vivo por decir que la ópera es un precedente del musical, cosa por otra parte indiscutible, ya que sigue los mismos preceptos de expresar algo con la música aunque sea en un estilo totalmente diferente), tienen formas muy distintas de llegar al mismo fin.
    Si la ves, ¡no dudes en decírmelo!, ¡hasta pronto!.

     
    • plared

      27 agosto, 2012 at 2:34

      La veré sin duda, la pongo entre las pendientes… En cuanto al teatro en el cine. Pues hay no muy de acuerdo, esta es una forma de rodar, que bebe directamente del teatro, simplemente utilizando recursos cinematográficos para darle continuidad. En otras obras me callo, ya que puede resultar pretencioso, pero en toda la de tennessee williams, no se me ocurre mejor forma de darle vida cinematográfica. Ya que esos ambientes malsanos, de asfixiante calor y pasiones desatadas, solo puede plasmarse en un cine denso, rodado en interiores y donde la palabra sea la fuerza de todo. Creado para el exceso, sin duda y del que son perfectos exponentes los actores que siguen el método del actors estudio.

      Por ello quizás, sea una forma de entender el cine cargante para los tiempos actuales. Pero para conseguir esa fuerza de sentimientos que explotan, esos diálogos que dan pistas sobre lo que fue y sera. Sobran los aderezos ya que todo, lleva a esa explosión final que caracteriza el cine de este autor teatral. Donde irremediablemente lo que ha estado en ebullición se desborda y la sobreactuacion, agiganta las interpretaciones ya que lo que en otras películas es simplemente ridículo, aquí se muestra como necesario. Teatro filmado quizás, pero con actores de lujo para resultar creíbles y grandes directores para que el conjunto no termine hundiéndose en el tedio absoluto

      Y totalmente de acuerdo en que la opera es un precedente del musical. Aunque este ultimo sin el aire cultureta que al primero se le supone….Abrazos

       
  18. Universo de A

    27 agosto, 2012 at 19:00

    Bien, estoy impaciente porque comentemos “La flauta mágica”, aunque quien sabe, quizás hasta acabes dedicándole una entrada, como tú has dicho… si te gusta sólo la mitad que a mi (¡y yo la puse por las nubes!).
    Precisamente la palabra es una característica totalmente propia del teatro, es más, cualquiera que sepa un mínimo de arte dramático en ese ámbito sabe que la voz es el 50% de la interpretación, ¿por qué? pues porque tiene que llegar desde la primera hasta la última butaca, sólo los de la primera fila verán bien tu cara, los de la última te oirán hablar sobre todo. Pero en el cine no es así en absoluto, la imagen es mucho más importante y quitarle ese predominio es en mi opinión un gran error, quizás por eso las adaptaciones shakesperianas de Branagh son tan buenas, precisamente porque son extremadamente espectaculares, de modo que, aunque oyes largos monólogos sobre esto y lo otro, en ningún momento se descuida la imagen. Y en todo caso, estoy totalmente convencido de que una buena adaptación del teatro al cine pasa por utilizar las mejores formas de expresión del uno y del otro.
    Uff, dale tiempo, el musical está atravesando el mismo proceso que la ópera o que la zarzuela en sus tiempos: al principio eran totalmente populares, los gondoleros de Venecia no cantaban otra cosa que lo que se oía en la Fenice… pero con el tiempo, y la conformación de un estilo, además de arroparse de un cierto elitisimo… ¡alta cultura!; y ya te digo, el musical va camino de lo mismo (de hecho, muchos de ellos y de sus compositores en EEUU ya se consideran clásicos; Cole Porter para un estadounidense no le tiene nada que envidiar a Mozart, por ponerte un ejemplo).

     
    • plared

      28 agosto, 2012 at 1:19

      También imagino que la palabra tendrá importancia, ya que los efectos aquí sobran, por lo que el impacto visual es mucho mas reducido. Pero bueno como comentamos antes este tipo de fusión, es muy particular y una forma de entender el cine distinta. Como tantas otras, una mas simplemente. Que guste o no, es otro cantar, pero al igual que en cualquier genero hay obras buenas y malas, este no es distinto y esta que comentamos y la mayoría de las de aquella época, son bastante buenas.

      Y el musical, pues no se yo, siempre ha sido considerado un genero menor, el motivo ni idea, pero si que nunca realmente se le ha tratado como obras mayores. Y eso, que en los cuarenta y cincuenta vivió una época de esplendor, pero siempre como genero menor………Cuidate

       
  19. ALTAICAaltaica

    27 agosto, 2012 at 22:14

    Por cierto a las 22:30 en Divinity echan Desde la Terraza, una película que vi hace mil años y de la que guardo un grato recuerdo. No sé si el tiempo me hará cambiar de opinión. Voy a verla. Era un dramón muy americano, pero estaba muy bien contada, la fotografía espléndida, la banda sonora y los actores excelentes. Para disfrutar, sin duda dentro de los cánones de la época. Por cierto, en cuanto puedas revisa Días sin huella, pues estamos hablando de una de las cumbres del cine de todos los tiempos.

     
    • plared

      28 agosto, 2012 at 1:08

      Pues le echare un vistazo a Días sin huella, si la recomiendas así, seguro que merece la pena. Cuídate

       
  20. Juan

    29 agosto, 2012 at 9:17

    Quería tomarme tiempo antes de pasear las líneas de tus salones. Quería reavivar en mi memoria las imágenes y sus adjetivos, aquellos que se quedaron hace tiempo enraizados tras ver este film, quizá hace mucho tiempo.

    Aplastante y angustiosa por instante en el pesado ambiente, punzante en sus dolores escondidos, frágil en la impotencia de sus protagonistas, frustrante en el tiempo agotado… sin salidas, acabada.

    Todo eso llega de las imágenes guardadas, de un trabajo que en todos sus aspectos debe estar más cerca de una obra de arte que muchas cosas que así denominamos.

    Si he de quedarme con algo es con algunos de los diálogos de los dos protagonistas, más que diálogos lo que con sus miradas se dicen: tiempo agotado que hay que continuar porque no hay otro, porque nuestra fragilidad e impotencia no nos permite otros. Esa sensación es como un velo que se extiende de principio a fin, que cubre cada escena.

    Gracias por traerla, por desenterrar adjetivos de la memoria, por recordar que los tiempos agotados no conducen a ningún lugar.

    Un abrazo, mi estimado amigo.

     
    • plared

      30 agosto, 2012 at 2:01

      Un tiempo desde luego bien tomado. Pleno de delicadeza y buen gusto tu comentario y ya sabes que este es un sitio tranquilo, sin prisa por publicar ni comentar……

      Sentimientos al limite, que explotan y todo aderezado con el calor propio del agobio que se palpa. Grandes películas, no solo esta, la mayoría de las que se han llevado a la pantalla de este genial dramaturgo lo son. Si algún escritor teatral ha sido bien tratado en el cine, es este. Que guste a la mayoria o no, es otra historia, pero de calidad incuestionable. Un abrazo y como dices miradas que dicen que hay que continuar, que no pare el tango y que tiempos agotados no conducen a ningún lugar…Ni queremos que lo hagan. Cuidate

       
  21. Francisco Machuca

    29 agosto, 2012 at 19:53

    Leo también los comentarios y me sorprende el poco o nada de gusto por las historias sureñas.Pero bueno,contra gustos…Precisamente a mí me gustan mucho y salgo en defensa de todo lo que sigue a continuación:
    Tennessee Williams es el dramaturgo más grande del siglo XX y lo muestra las películas basadas en sus obras de teatro,como por ejemplo,la que bien reseñas,amigo.Sigamos con escritoras sureñas importantes:Flannery O´Connor de cuyos relatos son una maravilla. Katherine Anne Porter,otra gran escritora de cuentos de una intensidad y universalidad admirables.Harper Lee que con solo una novela,Matar a un ruiseñor ha quedado para la historia,y la película,también.Eudora Wenty,precursora de Cormac McCarthy.La gran Carson McCullers con La balada del café triste,entre otras y la película de John Huston,Reflejo de un ojo dorado,basada en uno de sus cuentos.Mark Twain y el inolvidable Misisipi de esos dos pillos que no son otra cosa que nuestra propia infancia frustrada.Y Truman Capote con esa obra maestra que es A sangre fría,que nos devuelve de nuevo al gran Richard Brook que realizó una obra magnífica.Y William Faulkner,padre de todos los géneros.
    Paul Newman y Liz Taylor está de más decir que siguen siendo el cine en sí.

    Un abrazo,amigo.

     
    • plared

      30 agosto, 2012 at 2:25

      Pues si, razon tienes en que no parece gustar demasiado el drama sureño tan dado al exceso como el calor que lo inspira.Aunque en realidad mas que hacia este, creo que la animadversión es hacia la obra teatral llevada al cine.

      De ahí que obras como las que nombras, que no entran exactamente en esta puesta en escena mas teatral que cinematográfica, queden un poco al margen de la critica que aquí la mayoría hacen.

      Y como tu, opino que Tennessee Williams es uno de los dramaturgos más grande del siglo XX. Pocos han sabido captar las aristas del alma humana de manera tan elegante, la fragilidad de juguetes rotos como por ejemplo esa inolvidable Blanche DuBois en un tranvía llamado deseo. O esa absoluta delicia sobre la fragilidad de una mente quebrada, como es De repente el ultimo verano.

      Las películas que nombras, todas magnificas y los escritores, pues que decir, de lo mejor de la literatura americana en su corta existencia. En especial los cuentos de Anne Porter, una de las mas grandes que han existido en ese país. Si, el drama sureño como tan bien defiendes y comentas, es algo a revindicar y mucho mas de lo que la superficie deja ver.

      En cuanto a los dos actores que nombras, pues pocos creo que dudaran ni de su trayectoria , ni de su calidad interpretativa, como dices…son el cine .Saludos y magnifico comentario el tuyo

       
  22. ALTAICAaltaica

    30 agosto, 2012 at 1:53

    Excelente comentario el del señor Machuca, poniendo en solfa con erudición a los que hemos hablado ligeramente sobre los dramas sureños. Grandes escritores sin duda, más allá de opiniones fáciles y, probablemente, excesivamente rápidas. No obstante, sigo pensando que el teatro de Williams adolece de elevar a categoría algunos dramas menores, de sustanciar encuentros hasta hacerlos odiosos, de impostar turbios pasados e introspecciones que a mi me alejan irremediablemente. Seguro que es una incapacidad mía. Sin duda. Al igual que me es imposible afrontar al señor Faulkner. Por más que lo intento me siento morir. Imposible.

     
    • plared

      30 agosto, 2012 at 2:55

      Considerar dramas menores, las profundas aristas del alma. Cuando estas languidecen irremediablemente encerradas o hundidas. Es algo bastante atrevido. Ya que en realidad lo que estas obras nos muestran, son sentimientos heridos, que germina en ambientes malsanos. Si, todo dado al exceso y con cierto aire romántico rayando en lo cursi, bien es verdad también….

      Algo que sin duda, puede alejar a mucha gente, pero si escarbas, salen al exterior profundas disertaciones sobre la condición humana. La mayoría de las veces, rodadas o escritas con el talento necesario para no resultar tediosas, que visto el escenario. Podría considerarse un logro.

      De alguna forma profundamente melancólicas, con el paso de un tiempo que se acaba, como catalizador de todo y otro que llega. Quizás mejor o mas humano, pero que agobia en su profunda indiferencia. De ahí quizás, que en obras algo distintas a estas, como podría ser lo que el viento se llevo. Se adivine cierta admiración hacia ese viejo sur señorial, que se hunde ante el avance del norte civilizado.

      En cuanto a William Faulkner, me parece muy superior a Hemingway. Uno seria el triunfo del monologo interior, el fracaso como catalizador y el uso del tiempo en suspension, como si no existiera. El otro el del marketing y un envoltorio novelado para vender, la nada como sustancia de un genio. Indudablemente el segundo gana de calle para la mayoría…… Cuídate figura

      Y….. Por cierto. El otro día recibí un mensaje sobre este sitio. Después de la flores me decía que debería de publicar mas a menudo, que la gente viene y como no ve nada nuevo se cabrea y no vuelve. Si publicara como un poseso, estos mensajes tardíos no existirían, ni hablaríamos en un post de dramas sureños sobre el cine musical o la flauta mágica…..

      Quien no quiera leer los comentarios, que se pasee por la mayoría de los blogs de la red, que actualizan casi a diario y las visitas pesan mucho mas que los comentarios. Aquí estos son los que gustan y si son tochos largos, pues mas, por lo menos al que hace esto y espero que a los que soléis comentar por aquí….. También

       
  23. Universo de A

    30 agosto, 2012 at 20:35

    ¡Para nada!, desde luego la palabra tiene cierta importancia, pero no es superada en absoluto por la imagen: sino piensa en los típicos recursos cinematográficos, por ejemplo, una escena de cine: hay una fiesta, y hay un repelente hablando del fascinante mundo de los batracios, que si está la rana de venezuela que es venenosísima porque resulta que tiene unas glándulas debajo de la piel que emanan… blablabla; y mientras el respetable amante de los batracios suelta su rollo, hay un zoom hacia una chica con un primer plano de esta mirando hacia el otro lado de la sala donde un caballero le hace un gesto (destacar que el discurso sobre los batracios sigue y sorprendentemente tiene captada la fascinación de toda la sala), plano general, se acerca a una consola cercana y coge una llave del interior de un cajón, hecho esto, la chica vuelve, se reincorpora al grupo dónde estaba y dice: “¡pero sin duda no pretenderá decir que el sapo de timbuctú se puede meter dentro de la rama de los batracios!”. Y mi pregunta es, ¿tú crees que el hipotético público que está viendo esta película ha aprendido algo sobre los batracios en todo este tiempo?, ¿que el guionista se mató a profundizar en el discurso del repelente de los batracios porque sabía que sin duda el exigente público iba a mantener la atención exclusivamente en el discurso de ese personaje?, reconocerás que, a menos que seas biólogo (y aún así) en lo que te has fijado es en la chica haciendo señales secretas con un hombre al otro lado de la habitación y recogiendo una llave, eso es lo que se te queda de esa escena y no los distintos tipos de batracios. Ya lo dice el dicho, una imagen vale más que mil palabras, y no olvides que el cine originalmente fue mudo, o sea, que su propia formación y creación como arte pasó por el uso y la importancia de la imagen sobre la palabra, que pertenecía al teatro.
    En cuanto a “La gata sobre el tejado de zinc” (lo que recuerdo de ella, pues la vi hace mucho tiempo, y tengo el recuerdo de que no me entusiasmó), lo que ya comento, apesta al teatro de esos autores de dramones estadounidenses que hacían sus obras en plan gran tragedia de grandilocuentes dialogos y exceso por todas partes para deslumbrar de tal modo a la platea que no sean capaces de ver que, en el fondo, lo que han presenciado es completamente vulgar.
    Y en cuanto al musical, ¡Plared por Dios!, ¡no me vengas con esos topicazos tan recientes del pasado siglo! y que por otra parte es algo muy nacional; el musical, al igual que todo el cine de género, empezó su desprestigio a partir de los 70; nunca antes había sido considerado un género menor (y sólo en el cine, el el teatro jamás, los importantísimos premios Tony casi siempre premiaron musicales, tanto Broadway como la Gran Vía han sido salvados por este género…), sino, para muestra un botón: la segunda película en ganar un oscar a la mejor película fue un musical, la primera melodías de Broadway (y muchos otros lo hicieron en los 50 y en los 60); lo único que salvó a la RKO de la ruina y que le daba cierto prestigio (el cual conserva por las mismas razones) para competir con el resto de los grandes estudios fueron las películas de Fred Astaire y Ginger Rogers; desde el principio, muchos estudios, especialmente la Metro (que siempre quiso conservar su fama de estudio de los musicales, aún hoy se habla de “los musicales de la metro” además de que, cuándo se decidieron a hacer una película de autohomenaje para mostrar a todas sus grandes estrellas, fue un musical: “Ziegfeld Follies”), tuvieron Arthur Freed, productor de la todopoderosa Metro, era el único que tenía acceso directo a Leo B. Mayer y sus departamentos contaban con más presupuesto que el resto.
    Por otra parte, no sobra mencionar que los compositores americanos más importantes son compositores de musicales: Berlin, Bernstein, Porter, Guerswin…, y eso es lo que los estadounidenses califican su música clásica.
    No quiero dejar de decir que ese concepto de musical como género menor ha cambiado (y ya iba siendo hora) en la actualidad totalmente incluso en el cine: Woody Allen, Lars Von Trier, Tim Burton entre otros son los que han querido meterse en el género por la simple razón de que saben que supone un desafío y un prestigio adicional lograr hacerlo bien.
    ¿A que viene su mala fama? dos razones, la primera, la que ya te dije, con la irrupción del cine moderno, el cine de género cae pues se adapta con muchas penas; el musical, por si fuera poco, es un género extremadamente caro (al contrario que otros que fácilmente pasaron a la serie B o de los que se puede hacer malas o baratas versiones) que sólo el sistema de estudios caído se podía permitir y con la caída del éxito de estos… evidentemente, llegó su desprestigio, nadie va a apostar por algo que no da dinero y es carísimo.
    Y en segundo lugar, hay también un componente nacional muy importante, aquí se hicieron demasiados musicales que no lo eran o que poseían un desmedido folklorismo, en pocos casos se alcanzó la maestría americana; de modo que aumentaron el desprestigio del género.
    Hoy día, supuestamente vivimos un renacimiento del género, pero si te soy sincero, vamos dando bandazos, y el futuro no está nada claro… (con la publicación de próximas críticas en Universo de A entenderás de que estoy hablando).

     
    • plared

      31 agosto, 2012 at 3:26

      Buena defensa de un genero el musical, que lamentablemente languidece. Quizás en películas de los años 40 y 50, si tuvo cierto prestigio, pero muy lejano a las obras consideradas maestras. A eso me refiero, al decir que es considerado un genero menor. Lo que tampoco es algo despectivo, en el articulo que escribí sobre la literatura fantástica, lo describí así, añadiendo que es el genero que en realidad mas me gusta. Pero muy alejado de los considerados grandes, en cuanto a seguimiento, ventas o brillo.

      Con el musical pasa un poco lo mismo. Últimamente intenta revindicarse, reinventarse de alguna manera. Pero pocas realmente son éxitos masivos, pocas alcanzan la categoría de obras maestras y pocas reciben el aplauso mas allá de la critica especializada. Se ruedan muy pocos al año y que verdaderamente puedan considerarse superproducciones, se cuentan con los dedos de la mano en los últimos años.

      Lo que no quita que películas como Dinero caído del cielo, sean magnificas, incluso Moulin Rouge es un musical innovador y sumamente atractivo. Ya sabes que mis gustos navegan mas bien por el pseudomusical, estilo La leyenda de la ciudad sin nombre. Aunque de quedarme con alguno, me quedaría con esas maravillosas comedias musicales de los años 40 tipo sombrero de copa…… Un genero muy atractivo, pero alejado del éxito masivo de las superproducciones o del prestigio de lo llamado de culto o independiente con dinero.

      Y bueno si es cierto que vivieron en los años que comentas cierto esplendor y reventaron taquillas. Pero duro muy poco y en realidad en cualquier lista de un aficionado al cine, pocos musicales aparecerán, quitando claro el que sea como tu ….un amante del genero y entendido por cierto. Cosa que yo ni mucho menos soy

      En cuanto a los compositores americanos, pues sinceramente, al ser una nación joven, pues no tiene historia y ya que prácticamente esta nace el siglo pasado. Su desarropo es muy paralelo al cine y dado que el gran publico hoy en día tira mas hacia cuatro berreando junto a una que se contorsiona mostrando curvas imposibles. Pues poco camino les queda mas que el cine o los elitistas conciertos en teatros de renombre. Lo que ellos consideran clásico, para pueblos con tradición y siglos en las espaldas, suena a chiste……

      Y en cuanto a la imagen bien es cierto el ejemplo que pones. Pero películas como por ejemplo las de Lumet que casualmente empezó dirigiendo teatro y precisamente del actors estudio. Se basan absolutamente en la palabra, tienen continuidad e imagen. Pero su fuerza radica en las frases y lo que significan. Decir que es mas importante es difícil, ya que sin buenos diálogos y frases certeras es difícil hacer una buena película. Al igual que sin el apoyo de esos efectos o virtuosismo de cámara, muchas películas quedarían cojas.

      En combinar las dos esta el camino del éxito, imagino. Lo que no quita que películas como En busca del arca perdida, basen toda su fuerza en la imagen y cuatro frases ingeniosas. O como en estas, total ausencia de efectos, pero profundidad en diálogos y miradas, quizás ante la ausencia de imágenes impactantes, la expresión corporal y la palabra al estar desnudas, deben de ser muy buenas para no resultar tediosas.

      Que guste o no, es otro cantar, pero para lo que quieren expresar, la única imagen necesaria son los gestos quizás exagerados de sus histrionicos protagonistas….. Y, por supuesto el talento de un director para utilizar una cámara de manera que o aburra a las ovejas. Abrazos

       
  24. teclalinda

    2 septiembre, 2012 at 5:55

    No sé de que año es , pero si tengo lagunas de escenas , me indicáis el año ? para saber cuantos años tenia yo , .. pues me engancho el paul newman ,no me perdía ni una

     
    • plared

      2 septiembre, 2012 at 6:09

      Es de 1958 y una película que merece la pena volver a ver. Saludos

       
  25. teclalinda

    2 septiembre, 2012 at 6:20

    Osea que cuando se estreno aun no había nacido .. 1958/ 1968 .. me quedo con las ganas de saber que años tenia , pues recuerdo de haberla visto , no en estreno pero … La volvere a ver saludos

     
  26. Cuina Cinc

    2 septiembre, 2012 at 21:19

    Una excelente película, Plared,
    Siempre vale la pena volverla a ver.
    Saludos, mañana lunes!!

     
    • plared

      2 septiembre, 2012 at 22:34

      pues si, lo es, como tambien mañana es lunes y digamos que la vuelta a la rutina de la mayoria…..cuidate

       
  27. Universo de A

    2 septiembre, 2012 at 23:49

    Gracias, reconozco que no es la primera vez que tengo que defenderlo (ni será la última) aunque como a muchos como yo, la verdad es que no nos importa demasiado, porque somos conscientes de que qué te guste el musical (que te guste de verdad, me refiero) te hace formar parte de, en cierto modo, una especie de élite de personas con un temperamento distinto (lo mismo les pasa a los que les gusta la ópera o el ballet, aunque yo también estoy en ambos grupos, que evidentemente tienen mucho más prestigio que el musical, aunque han tenido tiempo para adquirirlo, lo cual, si te paras a pensar, no deja de resultar irónico, cuando el musical en alguna ocasión los ha combinado a ambos) por tener una sensibilidad capaz de entender el hecho de que una persona cante y baile sin más y no extrañarse por ello (no es para menos, poniendo un ejemplo que uso habitualmente ¿que es más probable, que alguien se ponga a cantar en ese momento o que cualquiera muestre poderes mágicos? la respuesta es obvia), en cierto modo, los amantes del género, sabemos que eso no está al alcance de todos, y la verdad, a veces la diferencia gusta.
    En cuanto a lo que comentas, debemos de diferenciar entre el musical actual y el musical en su época de gloria (acerca de todas estas cosas, ya te he dejado comentado en Universo de A algunos artículos que publiqué interesantes acerca del género pues parecías estar interesado): su época de gloria se desarrolló entre los 20 (la primera película hablada fue un musical) y los 60 (cuando empieza a decaer), en esta época eran las superproducciones por excelencia, un musical no se podía concebir de otra forma, de hecho, aún hoy día perdura esa idea, ¿alguien se imagina acaso un musical desarrollado en una sóla habitación de la URSS con unos inquilinos al borde de la indigencia?, desde luego no es el primer argumento que viene a la cabeza, no, cuando se piensa en musical se piensa (y todo ello, es importante aclarar que son tópicos, hay musicales de toda forma y estilo) en alegría desmesurada, grandes grupos danzando, planos espectaculares y una felicidad permanente… lo cual ha acabado por darle la fama de frívolo que también aún arrastra a pesar de haber muchos muy buenos musicales dramáticos, y precisamente esa fama, es la que le ha impedido en muchos sitios alcanzar la categoría que tienen otros géneros como la ópera (dónde también hay el tópico de que todo son dramones, lo cual es un absurdo derivado de que las óperas más conocidas son del género verista del s.XIX, basadas en esa idea, pero la llamada ópera bufa, o ópera cómica, ha existido desde casi siempre).
    Así pues, tengo que desmentir lo que dices de que fue poco tiempo, fue un tiempo más que considerable, y como ya te digo, no olvides la cantidad de premios que solían acumular también, al fin y al cabo, Hollywood es un negocio, ¿iba a potenciar un genero carísimo si no daba de sí y no tenía prestigio? ya te digo que no, incluso grandes películas del cine se han convertido en musicales, lo que en cierto modo, subgeneriza a todos los géneros, haciendo que en cierto modo, siempre les falte algo, así, grandes obras como “Eva al desnudo” o “El crepúsculo de los dioses” se convirtieron al género, alguien consieró que la historia podría mejorar si fueran musicales, y los premios que recibieron confirman que así fue.
    En cuanto a la actualidad, quiero creer que vivimos una época de renacimiento del género, pero vamos dando muchos bandazos y este se está renovando, ¿qué no hay supreproducciones? la pregunta es, ¿hay realmente algún musical que no lo sea? hacer una película de este género traga mucho más presupuesto que cualquier otra película (por ejemplo Coppola pensaba en “Corazonada” como una película barata, cuando finalmente se convirtió en un musical, arruinó a sus recien fundados estudios Zoetrope), así que ya es mas cara por definición. Y ese es un problema, después, nos siempre se pueden amortizar los gastos y eso, sin saber si es una inversión segura, hace peligrar el futuro del género del que desde los 70 se llevaba diciendo que era una garantía de fracaso, así, poniendo ejemplos recientes “Hairspray” o “Mamma mía” por ejemplo arrasaron en taquilla pero “La era del rock” (aún en cartel, ¡apoya el género y ve a verla!) o “Nine” aún conteniendo todas las condiciones, en teoría, para triunfar (reparto espectacular e inversiones aún más astronómicas) han fracasado rotundamente en taquilla (aunque no es de extrañar, pues son inversiones muy altas).
    ¿Qué pasará? el futuro no está claro, de momento suele salir entre uno y dos musicales por año y todo depende muchísimo del público; pero hay algo que está muy pero que muy claro (y que se ha demostrado en toda la historia del cine, incluso en los peores momentos), el ser humano siempre ha necesitado esa forma de expresión, y la acabará utilizando tarde o temprano.
    Y en cuanto al prestigio y a los cinéfilos, ¿acaso no tienen todas las listas de las grandes películas de todos los tiempos siempre algunos cuantos musicales? (menos de los que se debería, claro)… pero como ya te dije, los fans del género no nos preocupamos tampoco demasiado de eso, nos encanta formar parte de nuestra particular aristocracia….
    Respecto a los compositores norteamericanos, pecas de eurocentrismo, lo cual es lógico porque está en nuestra educación, o sino, ¿cuánto sabemos de historia de Asia?, ¿qué sabemos de la emancipación de las colonias hispanoamericanas y su historia posterior?, ¿y de África?. Pero incluso con eso, recuerdo que una de las primeras colecciones de música clásica (muy completa, me la compraron en Inglaterra) que tuve incluía, entre otros, a George Gershwin, y ¿adivinas? una suite hecha con la música de “Un americano en Paris”.
    Sí, su historia es corta (aunque no creo que paralela al cine, por Dios, que empieza en el XVIII), pero eso no significa que no haya dado grandes personalidades; algo que previamente has defendido en el caso de Tenessee Williams, al que yo no veo en absoluto tan brillante como otros dramaturgos europeos (ni a ningún estadounidense) en cambio, si pondría a Alan Menken (por poner un ejemplo) a la algura de cualquiera de nuestros grandes compositores, y sí, sé que es una opinión como mínimo polémica.
    Varias personas en Hollywood han resaltado la importancia de tener un buen guión para tener una buena película, y es totalmente verdad, ahora bien, no es lo mismo un guión que una obra teatral, y en el caso del que hablamos, se nota demasiado la procedencia y eso hace en mi opinión que la película decaiga.
    Y por cierto, ¿es cosa mía o nuestros comentarios ya son más largos que las entradas a las que se refieren? jajajaja. ¡Hablamos!.

     
    • plared

      3 septiembre, 2012 at 17:23

      El musical últimamente navega por mares no ajenos a la moda imperante. Que no es mas que poner gente joven bailando y si puede ser en un instituto o algo parecido. Caso de la serie de tv gleee, que aunque no sea un musical puro, si es algo que tiene mucho éxito y se le acerca. Y si tuvo su época dorada, pero aunque pienses que tenia prestigio, no era así. Es mas en una producción media había dinero, pero nada comparado con las superproducciones de verdad. Si acaso te doy la razón en una década, la que se puede considerar de oro, hay si quizás los estudios se volcaron en ella, pero descuidando demasiado los guiones para ser consideradas al mismo nivel que las películas consideradas obras maestras.

      Después de esa época empezó a decaer y con la aparición de los grupos pop y rock, pues fue relegándose debido a que los conciertos empezaron a popularizarse y ese esplendor del antiguo cine que de alguna manera reflejaba el ambiente de las grandes salas de tipo copacabana, donde todo era diversión. Empezó a resultar desfasado y sin ningún sentido. Eso fue su certificado de defunción. Hoy en día se esta intentando recuperar, pero muy tímidamente y en realidad si te fijas. Las películas de este genero con presupuesto grande de los últimos diez años se cuentan cn los dedos de las manos.

      Eso no quita que obras como hairspray sean magnificas y divertidas. Con números musicales bastante buenos. O la espectacular la tienda de los horrores, rodada hace unos años ya, pero que particularmente me gusta mucho. O el derroche de Chicago en medios, que al final me parece que su resultado no fue el esperado. Pero realmente no son representativas, ya que el gusto actual, camina por otros senderos…..

      También lo que en realidad arruino a Coppola no fue hacer de corazonada un musical. Mas bien crear para esa película un escenario. Ya que toda ella esta rodada en unos estudios que llevaron a la ruina a una productora. Debido a el empecinamiento del director en no rodar en escenarios naturales,algo que elevo el coste hasta el infinito. Siendo luego un fracaso de taquilla, aunque particularmente la encuentro magnifica y fascinarte……

      En cuanto a los directores que nombras, si, son genios quizás, pero siente decirte que muy lejanos a los clásicos europeos. En cuanto a la música oriental, pues sinceramente la antigua la desconozco. No así la mas moderna que últimamente en la considerada clásica esta revitalizando el genero.Y si hablamos de literatura, pues Tenessee Williams para mi si es uno de los mejores contemporáneos mas o menos. Pero muy lejano a los clásicos que todos conocemos. La comparación no tendría color con cualquiera de nuestro siglo de oro o del ingles por poner un ejemplo.

      En fin, la caída del musical o si en realidad puede considerarse un genero mayor. Es algo discutible y depende del punto de vista y los gustos de quien participe en esa discusión. Pero realmente nunca estuvo a la altura de las películas consideradas clásicos imperecederos. Lo que tampoco quita que películas como un americano en paris puedan colarse tranquilamente en cualquier lista que se precie y no desentonar. Pero en realidad, son las menos las que pueden decir eso y en su época de esplendor se rodaron muchas. Es mas el cine de entretenimiento en muchos casos no se concebía sin un numero musical. Pero como musicales puros, pues pocos pueden alcanzar ese estatus……

      Cuídate y tranquilo, aqui las palabras nunca sobran, ni los puntos de vista. Abrazos

       
  28. SqSmaravillosa

    3 septiembre, 2012 at 13:52

    Me encantan este tipo de películas sureñas: ese calor asfixiante, esas casas coloniales etc,;pero estoy segura que Paul y Liz fueron los que hicieron de esta película un éxito, porque nada más por verlos a ellos vale la pena: tan jovenes, tan hermosos, tan buenos intérpretes. . Nunca me canso de ver a Newman en esta película.Besos

     
    • plared

      3 septiembre, 2012 at 17:33

      Como a mi, disfruto realmente con estos dramones de pasiones desatadas, en ebullición quizás, donde el calor es otro elemento mas en el drama. Y completamente de acuerdo, esa pareja en esta película brillan con un a complicidad, pocas veces alcanzada, en especial Newman, que esta en su mejor momento. Cuídate

       
  29. Universo de A

    7 septiembre, 2012 at 1:41

    Uff, es mucho más complejo, lo que se lleva en este momento es el “musical jukebox” que podríamos llamar “musical de recopilación” es decir, coger las canciones famosas de tal grupo o de varios y encajarlas en un argumento… algo en mi opinión despreciable y que sólo ha conseguido deteriorar el género, pero a muchos espectadores les gusta (aunque nunca se sabe “La era del rock” ha fracasado y pretendía tirar de la nostalgia del rock de los 80…).
    Plared, continuas con tópicos, no sé a que llamas tú superproducción, pero desde luego, cualquier película media convertida en musical cuesta más, y cualquier superproducción musical es más cara que una superproducción, es un hecho lógico y objetivo porque los costes necesariamente se incrementan ya que se necesitan más cosas que para una producción común. Y lo de los guiones… topicazo total, hay guiones completamente brillantes en el género y algunos, no lo olvides, procedían de Broadway.
    Y no, el llamemoslo coma, o paro cardíaco que no defunción, que realmente nunca llego a suceder porque en todas las décadas siguen apareciendo musicales muy buenos, aunque sean una excepción; se produjo con la llegada del cine moderno, el hecho de que al musical le resultara muy difícil adaptarse a esa nueva forma de hacer cine que no gustó a los fans del género ni el género agradaba a los fans de lo moderno, en definitiva, perdida por todos los lados. Por su parte, el pop es un fenómeno muy posterior, pero el rock ya fue incluído en el musical, en “La bella de Moscú” por ejemplo, a nivel musical, el género siempre fue muy adaptable, no olvides que su origen era totalmente popular.
    Y para nada, un musical no se puede hacer sin dinero, y cuando se hacen hoy día, es para tratar de arrasar, y por ello se invierte mucho, nómbrame sino un musical de bajo presupuesto de los últimos años, ya te lo digo yo, no lo encontrarás. Y no olvides que “Chicago” sí que fue un éxito, sin eso, el género nunca hubiera podido resurgir. En lo referente al gusto actual, no estoy yo tan seguro, algunos musicales tuvieron éxito, no es como antes, pueden calar, y lo cierto es que se suelen hacer uno o dos al año….
    “Corazonada” se grabó totalmente en decorados precisamente porque Coppola quería evocar los grandes musicales (por algo trajó como asesor a Gene Kelly también, aunque no le hizo mucho caso), si esa película no hubiera sido un musical, no hubiera sido necesario rodarla así, y teniendo en cuenta la simpleza de la historia, hubiera sido realmente barata, desengañate, convertirla en un musical fue lo que disparó los costes totalmente.
    Es totalmente subjetivo decir si el musical es o no un género mayor (en mi opinión, obviamente es superior a cualquier otro, porque la combinación artística también lo es) o si existe tal cosa, pero lo que es totalmente objetivo e indiscutible es que hay muchas películas suyas que pueden considerarse clásicos imperecederos, sus películas no se cuelan en los listados, están ahí por propio derecho innegable, y lo cierto es que una muy buena parte del cine no podría explicarse sin el género musical, algo de lo que casi ningún otro género podría presumir.
    Lamentablemente, muchos siguen lastrados por tópicos y por una visión anticuada del género que es importante cambiar, se necesita una seria revisión para que la gente entienda su verdadero valor.

     
    • plared

      7 septiembre, 2012 at 19:56

      Corazonada en realidad no es un musical. Mas bien un híbrido ya que las canciones son en off y solo de forma narrativa. Apenas hay un numero musical propiamente dicho y si una sucesión al principio de la película, que luego se diluyen y pasa a ser una historia de amor clásica, rodada en una especie de sueño onírico en las vegas….

      Por lo que, el que tuviera carácter de musical si queremos dejarlo ahí, apenas influyo en su coste que en realidad se disparo. Por esa recreación de las vegas, donde se maqueta hasta un aeropuerto. Por ese uso de colores imposibles en una fotografía preciosista del gran Vittorio Storaro. Que unida a esa música desgarradora del siempre inquietante Tom Waits, logran crear un espectáculo de neones y fuegos artificiales que se alzan sobre la historia dramática, que en realidad es bastante floja.

      El resultado, un arrebatador espectáculo de luces imposibles, de decorados de sueños al ritmo de música desgarradora. Película no se si podría llamarse, pero todo un ejercicio de estilo visual que queda para la historia…..

      Y en cuanto a presupuestos, una superproducción hoy en día, ronda los 200 millones de dolares. La ultima de piratas del caribe se elevo a 300. Chicago que debe de ser de los musicales mas caros, tuvo un presupuesto de 45 millones. Como veras muy alejado a cualquier película considerada superproducción. Incluso Enredados, que es una de las películas de animación mas caras rodas. Tiene un presupuesto de 260 millones. Por lo que veras los gastos de un musical, se quedan en nada comparados con estos……

      Por eso te digo que no es cuestión de dinero, si no de resultados. Y con el presupuesto de enredados, se podrían rodar 8 Chicagos…….. Y guiones, pues no se, pero me parece que pocos musicales tiene consistentes. Si, quizás los grandes de siempre y alguno mas, pero muy pocos para ser considerados como tal. Mas bien la mayoría, centrándose en el espectáculo en vez de la calidad narrativa, cosa también lógica ya que eso en realidad. Es lo que se espera de ellos……

      Y como alguna vez hemos comentado, dinero caído del cielo es uno de mis favoritos que no creo que sea precisamente caro, mas bien pobretón en cuanto a inversión. Y por supuesto esa maravilla del cine tanto musical como de cualquier genero que es….Los paraguas de Cherburgo, donde absolutamente todos los diálogos…son cantados. Película fascinante de la que algún día haré una entrada en este sitio. Cuidate

       
  30. Jesus

    8 septiembre, 2012 at 1:27

    Para mi primer en este blog comentario, unas de mis peliculas favorita, como se dice por ahi estas cintas son de actores, aunque la trama es divina, ellos se comen la camara, desde Newman hasta la maravillosa Anderson. Un saludo!!

     
    • plared

      8 septiembre, 2012 at 4:34

      Toda la razón como también dicen por aquí, en cierta manera ellos son la película. Lo curioso como en tantas, los papeles en principio se ofrecieron a otros. En fin, cuídate y bienvenido

       
  31. cartasdesdecantabria

    9 septiembre, 2012 at 9:16

    Querido hermano, por fin te visito; tras esto me queda Plared, que va a pensar que le he olvidado, pero es que no me veo con fuerzas de momento para abrir el campo y tanto tú, como él, lleváis mucha gente detrás y me veo aun débil para involucrarme de nuevo en la ruleta de los comentarios; de momento deseo solo unos poquitos y que salgan de lo más profundo de mi corazón y eso con vosotros dos es fácil porque os aprecio con toda el alma.
    Me alegra mucho que hayas elegido este bellezón de película; estas palabras son las primeras sobre cine que escribo hace mucho dignifica mis letras que a lo largo del texto salgan a relucir los dos ojos más bellos de la historia del cine.
    no me cabe duda de que este es el reparto más atractivo que jamas se haya dado desde que el celuloide gira; y eso que la Taylor y Newman no daban el cien por cien de su química porque ambos se decantaban por modelos vitales totalmente opuestos.
    Paul Newman no era un alma atormentada; era un argel y la inglesa se moría por la fragilidad de Montgomery Clifft, el misterio y el dolor oculto de Dean y, sobre todo, por el amor inmortal que le procesaba a un imposible: el guapísimo Rock Hudson.
    De esta película me quedo con la ambientación y la calidez del technicolor; es una película que contagia el calor del viejo sur y que solo logra el alivio pasajero del hielo en el vaso a medio llenar de un Newman que brilla como jamas nadie lo hizo en la pantalla.
    Me quedo también por un secundario de lujo: Burl Ives, siempre he pensado que nunca fue lo suficientemente valorado.
    Cine de siempre, cine con mayúscula; película de sábado tórrido para recordarla entre el sudor de las sabanas.
    Hermosa para siempre.

     
    • plared

      10 septiembre, 2012 at 5:39

      Bonito comentario te ha quedado lírico y lucido. Cosa difícil de compaginar. Totalmente de acuerdo en lo que dices y como a ti, estas películas tórridas de calor agobiante en un viejo sur que esta desapareciendo…Me gustan y disfruto con ellas.

      Gran interpretación de pocos y escogidos actores lo que suele darse en ellas y. en esta en especial. No en vano, si no es la que mejor representa una forma peculiar y perfectamente reconocible de hacer cine….Anda muy cerca. Cuídate y me alegro de que vuelvas por aquí y …espero que pronto estés publicando esos artículos densos de cine, en especial de los oscars…….

       
  32. ♣ єρσ¢ค ∂σяค∂ค ♣

    13 septiembre, 2012 at 17:57

    Una gran película cuyos protagonistas son mis dos ídolos del cine de oro. Paul, el “Galán de ojos azules” está en todo su esplendor junto con Liz…cómo no recordar aquella escena de ella sentada sobre la cama con mirada casi con perfección asesina ante la mirada cínica de un Newman ausente… Ella está guapísima en esta película. Bueno…y él….ya ni te cuento 😀
    Espero que te encuentres mejor Plared, he leido por ahí que has estado fastidiado con piedras en el riñón. Ahora soy yo la que te digo cuidate! 😉
    Besos dorados siempre para tí

     
    • plared

      13 septiembre, 2012 at 20:55

      Pues si, en el span estaba, nunca entenderé como funciona eso…. Como dices, esplendorosos los dos, brillando como sabían hacerlo cuando en el cine existían las estrellas. Desgraciadamente hoy, sucedáneos quedan…..

      En cuanto a las piedras pues sigo con ellas, pero estoy mejor y ya estoy trabajando. Cuídate y ya sabes…come por dos

       
  33. ♣ єρσ¢ค ∂σяค∂ค ♣

    13 septiembre, 2012 at 17:57

    Otra vez…ufff
    Plared, mira en Spam porfi, que seguro se quedó allí 😉

     
  34. Universo de A

    8 octubre, 2012 at 22:18

    Uff, que pereza me daba volver con este debate debido a lo ocupado que suelo estar últimamente, pero vamos allá.
    Corazonada es un musical básicamente porque el propio Coppola creador absoluto del producto lo definió como tal (además de que no contratas a Gene Kelly como asesor si no vas a hacer un musical). De hecho, es un musical moderno, que rompe con las reglas anteriores y a la vez las mantiene, ahí está su originalidad (trabajo de estudio versus números musicales no convencionales). Como tú dices, es una historia floja que perfectamente se podría haber rodado con bajo presupuesto, no se hizo, porque se convirtió en un musical, sino no hubiera sido necesaria tanta fastuosidad y tanta estética desmedida, características precisamente del género sobre el que debatimos.
    Para empezar, te recuerdo que “Enredados” es una película de animación… musical, así que entra dentro del género, en todo caso, no me puedes comparar presupuestos de películas del 2003 con los de ahora, las cosas cambian, y en todo caso, tampoco es justo hablar de películas con una superpostproducción brutal.
    En todo caso, como tú dices, no es cuestión de dinero, sino de resultados, y el musical es necesariamente lo más artístico pues es el que combina más artes de la forma más hábil.
    ¿Guiones?, para empezar siempre es mucho más difícil el de un musical que el de una película cualquiera, los números musicales deben profundizar en los personajes, hacer avanzar la trama… etc, pocas películas, por buenas que sean, lograrán profundizar tanto en un personaje con toda su duración frente a un sólo número musical de un personaje. ¿Buenos guiones? los que quieras, como no sé a cuales te refieres con los de siempre, no te pongo ejemplos, pero puedo darte los que quieras. Lo de los malos guiones es un tópico total.
    Pero sí, estoy de acuerdo que una gran inversión no se traduce en una gran película.
    Y me encanta “Dinero caído del cielo” (¡haz una entrada de esa!) pero lo siento, me horrorizó “Los paraguas de Cherburgo”, eso no es música, es una especie de mal recitativo continuo e insoportable, gracias a Dios que Demy y Legrand pudieron redimirse con “Las señoritas de Rochefort”.

     
    • plared

      9 octubre, 2012 at 4:57

      Pues si dinero caído del cielo es una película a descubrir. Pequeña y maravillosos. Y sigo pensando que los musicales carecen de guiones buenos en su gran mayoría. De profundidad, basando todo en la vistosidad de su puesta en escena. Que no digo que sea malo eso. Por su propio carácter es lo que debe de resaltar en cualquiera que se precie. Si intenta navegar por otros mares, naufraga en casi todos los casos.

      De ahí que diga que no tienen profundidad, ya que en realidad tampoco la necesita. Tu como ferviente defensor del genero que mas te gusta, ves cosas que los demás no. Hoy en día para hacer un musical no se necesita un gran presupuesto, eso queda para las grandes superproducciones donde todo el dinero se va en pagar estrellas y en efectos a cada momento mas impactantes. De ahí que antes, cuando estos apenas tenían peso en la historia, el musical fuera caro de hacer, ya que llevaba muchos figurantes, decorados y demás. Hoy en día todo eso ya no existe y el dinero se va en efectos y en pagar actores y por supuesto en publicidad… Cuídate figura

       
  35. Universo de A

    19 octubre, 2012 at 14:06

    Tópico, hay muchos tipos de musicales, ahora bien, los más espectaculares y alegres son los más conocidos, al igual que hay mucha gente que sólo conoce la comedia musical, cuando el musical se ha metido en muchísimos más terrenos.
    Buenos guiones, bien, vamos allá:
    -clásicos: Sombrero de copa, Un día en la ópera, My fair lady, Cantando bajo la lluvia, Camelot, Siempre hace buen tiempo…
    -Modernos: Chicago, El fantasma de la ópera, Nine, Los productores, Sweeney Todd, Evita…
    Algunos de ellos no sólo son buenísimos guiones, sino que son toda una enseñanza, son la perfecta plasmación de una época o de una adaptación literaria; y así puedo citarte otros mil. Como ya te digo, estás muy equivocado basándote en esa imagen del musical como un género frívolo, insustancial y sin significado, ha habido y hay musicales increíblemente críticos que en ningún caso funcionarían sin ser eso, musicales.
    Por otra parte, ningún género podría sobrevivir durante más de un siglo sin tener profundidad, no tendría ningún sentido ya que se agotaría, cosa que nunca ha pasado, ya que en las peores épocas, y como se ha demostrado durante toda la historia (y si me apuras la prehistoria), la humanidad siempre ha tenido la necesidad de expresarse mediante la música y la danza.
    ¿Que yo veo cosas que otros no? cierto, al igual que un experto en Picasso verá muchas más cosas en el Guernica que cualquiera del resto de los mortales, eso es porque es un especialista que ha estudiado en profundidad el tema y por tanto lo conoce. Yo no llego tan alto, pero tengo unos conocimientos considerables. En todo caso, te recomiendo mis artículos de “Entender y apreciar el cine musical”, en los que analizo números musicales de varias películas, quizás así puedas entender que los números no son simplemente un bonito adorno para complementar la película y darle “vistosidad”.
    ¿Grandes estrellas?, ¿qué musical se hace hoy día que no cuente con grandes estrellas? te animo a decirme uno solo (y tú que leíste mi artículo sobre el próximo estreno de “Los miserables”, parece mentira que digas eso).
    ¿Publicidad? bueno, eso no entra en los costes de producción, así que no podemos saberlo exactamente, pero desde el momento en que una película se exporta, ya va con intención de venderse.
    Y en lo que respecta a los efectos, esa mano me la has ganado, generalmente el musical tiene otras cosas que mostrar, y por tanto no suele necesitar de ellos; ahora que, generalmente, las películas con mucho gasto en efectos especiales y digitales suelen ser totalmente vacuas y olvidables, y seguro que coincides conmigo en eso.

     
    • plared

      20 octubre, 2012 at 1:30

      Pues claro que coincido en que los efectos se llevan la mayor parte de los presupuestos. Por ello el musical no es caro hoy en día comparado con cualquier super- producción. Eso ya lo dije antes, pero eso entra dentro del presupuesto, por ello hace tiempo que dejaron de ser caros de hacer en cuanto a producción. Y si en cuanto a resultados, ya que pocos en realidad recaudan lo suficiente para ser considerados éxitos, salvo honrosas excepciones.

      En cuanto a los guiones, por ejemplo sombrero de copa, que nombras es una película buenísima, con números musicales excepcionales y que particularmente me encanta. Pero en cuanto a guion, pues mas bien nulo. Cantando bajo la lluvia cuarto de lo mismo. Les quitas los números musicales y se quedan en historias típicas y facilonas de personajes planos. Eso si, no necesitan ni guion rebuscado ni leches. Ya que se basan en canciones y números musicales. Por lo que el guion no es necesario que sea magnifico. Con cumplir, basta y sobra. Por cierto los productores aparte de ser un musical, es una de las comedias con las que mas me he reído. genial película sin duda

      Sobre los adornos, en fin. Creo que es un cine que se basa en eso, precisamente en números musicales y lo demás esta simplemente de relleno. En eso se distingue de otras películas. Y no es algo que sea malo, ya que su esencia es precisamente lo musical…De ahi su nombre. Que Hair, por ejemplo se base en el movimiento hippie y en la guerra del vietnan, no significa nada. Ya que su idea aparte de una critica como haría cualquier película. Es mostrar unas coreografías y unas canciones que se graben. Con fuerza dramática como esa canción final que se escucha mientras sube al avión. Genial, pero su fin no es la denuncia, ni la exaltación de una época. Es simplemente ser un musical colorido. Y por mi parte magnifico.

      En cuanto a las estrellas. En realidad la pregunta seria que gran musical se hace hoy en dia….. En teatro puede que muchos. Pero en los últimos diez años grandes musicales no salen ni diez en el cine. Por lo que es todavía mas minoritario que el genero que empiezo a comentar en mi ultima entrada..El western…….. Cuídate y si. En el musical si te considero mucho mas experto que yo, aunque también pienso que te ciega tu pasión por ellos. Abrazos

       
  36. Universo de A

    28 octubre, 2012 at 18:20

    Teniendo en cuenta que hoy en día se hacen los justos, difílmente se seguirían haciendo más si no hubiera suficientes éxitos, algunos grandísimos éxitos, ¿he de recordarte que en cierta ceremonia de los oscar muy reciente, Hugh Jackman, presentador de esta, gritó “the musicals are back” y que una buen parte de la celebración estuvo dedicada a ese género?, aunque la verdad, no es la primera vez.
    No estoy de acuerdo, el guión de “Sombrero de copa” es brillante, lleno de dialogos ingeniosos y los desencuentros y malentendidos no le tienen nada que envidiar a una obra de Moliere (es más, sino fuera un musical seguirían siendo una muy buena película, y siéndolo, se eleva a la categoría de obra maestra). “Cantando bajo la lluvia”, tienes un concepto extremadamente superficial de ella, no se ha hecho (y francamente, dudo que jamás se consigua hacer) nunca jamás mejor exploración del fin del cine mudo y el paso al sonoro, perfectísimanente documentada, basada en historias reales, con números musicales que reproducen el estilo de la época… etc, debería (y seguramente es) ser estudiada en escuelas de cine, ¡ya le hubiera gustado a “El crepúsculo de los dioses” o a la más reciente “The artist” acercarse minimamente a la grandeza de “Cantando bajo la lluvia”!; desde luego, funciona magníficamente como musical, como historia, y además como trasfondo, tiene para todos, para los superfluos la historia de amor y la comedia, para los amantes de la música, canciones históricas; y para los cultos, la historia del cine inmejorablemente representada… eso es lo que la convierte en una gran obra maestra y no otra cosa. Y en lo que respecta a “Los productores”, no olvides que la mayoría de los chistes están en las canciones (como es muy tradicional en Mel Brooks, por otra parte) y como ya es propio del creador, la película, aunque sea una parodia, es toda una carta de amor al género musical, la comedia está simplemente participando como subgenero.
    Estás equivocadísimo manteniendo esa idea del musical como algo frívolo sin más contenido, es más, debido a ese pensamiento por parte de algunos, precisamente a causa de eso no ha faltado la posibilidad de convertir el musical en lo más reinvindicativo y que se salta las normas cuando no necesariamente se podía utilizar otra cosa, incluso en España hay tradición a ese nivel. Y en cuanto a “Hair”, pues más de lo mismo, se pueden componer canciones y hacer números musicales sobre cualquier cosa, pero los autores decidieron hacerlo sobre el movimiento Hippie, decidieron hacer una reinvindicación, y ese es el verdadero fondo, otra cosa es que tú decidas no tomartelo en serio sólo porque estén cantando, ¿como vas a disfrutar y entender el juego si antes no aceptas sus normas?.
    ¡De ninguna manera!, ¿cuántos westerns salen hoy día?, yo no los veo… musicales salen normalmente al menos dos al año, y la gran mayoría cuentan con un fuerte respaldo comercial y con grandes estrellas en él para tratar de asegurar el éxito.
    Cierto que soy un apasionado, pero también soy justo y neutral, no amo el género porque sí y sé distinguir los que valen la pena de los que no (es más, debido a mis expectativas soy siempre altísimamente exigente con los que salen); y esa es la mejor prueba de que no me ciega la pasión.

     
    • plared

      28 octubre, 2012 at 19:18

      Si el musical es verdad que vuelve, pero mas bien ene el teatro, algo muy distinto a la gran pantalla. Ahí sigue en el desierto aunque series como Glee seguramente le dan un impulso del que te alegraras….. En cuanto a sombrero de copa, pues si, diálogos ingeniosos pero en realidad no superiores a los de cualquier comedia mediana de aquella época. Su fuerza sigo pensando que esta en sus números musicales, que si, son magníficos sin discusión posible.

      Cantando bajo la lluvia es una película muy buena, pero en realidad muy lejana a la mala leche y profundidad de personajes de Sunset Boulevard. Norma Desmond es sinceramente irrepetible, comparar ese personaje con cualquiera de cantando bajo la lluvia, es sumamente atrevido en cuanto a complejidad…… Por algo ha pasado a la historia del cine como icono y muestra del paso del tiempo y la decadencia. El juguete roto por antonomasia del cine es en lo que el tiempo la ha convertido.

      Los productores magnifica comedia, que funciona mucho mejor como eso ya que la obra original de Brooks era un delirante despropósito de humor absurdo mas que un musical. Luego fue trasladada a ese genero en una película posterior que también es magnifica y también se llevo al teatro como comedia musical. Pero no olvides que su origen no es propiamente ese y la primera y mejor del año 68 aunque sea un homenaje al genero no podría ni de lejos considerarse un musical…..

      En cuanto a hair, magnifica también, pues sinceramente como denuncia mas bien pobre. No por que canten, mas bien por que el tema es un simple vehículo para números musicales magníficos y una historia sencilla que funciona muy bien. En este caso gracias a los números musicales, sin ellos la película no seria nada en absoluto mas que otra mas sobre un periodo mas bien demasiado trillado…..

      En cuanto a los western, pues muchos no hay. Pero te podría decir Sin perdón, uno de los mejores rodados nunca. Apaloosa. El jinete pálido, Valor de Ley, Open range, la delirante Dead man y otras cuantas. Son en realidad muy superiores a cualquier musical rodado en los últimos tiempos. Como podrás ver, con grandes estrellas todos y con resultados muy buenos. Puede que no sea un genero de cantidad, pero de calidad en los últimos años absolutamente envidiables. Pero no es cuestión de comparar géneros, aunque creo que el western en cuanto a calidad se lo llevaría de calle. No es esa la cuestión. Ambos es verdad que fueron mucho mas grandes de lo que ahora son. Y que en cierta manera han quedado para minorías…..Como las cosas buenas de verdad….

      Y ya para terminar en cuanto a éxito. Pues me da que el de Valor de ley o el de sin perdón ha sido muy superior a cualquier musical de los últimos años en cuanto a critica o valoración, de recaudación no tengo datos, pero me da que también. Viendo las cifras creo que eso queda claro. Pocos y escogidos, aunque no quiero hacer leña de un genero que también me gusta. Y al final por defender uno no quiero atacar otro. Cuídate y si que te ciega la pasión, cosa que tampoco veo mala ya que en ese genero tu opinión si me parece de mucho peso. Abrazos

       
  37. Universo de A

    2 noviembre, 2012 at 17:22

    Del teatro nunca se marchó (estoy hablando del caso de EEUU, en España hay otro contexto), y en la gran pantalla, suele haber al menos dos estrenos anuales, eso es mucho más de lo que había en los 70 o los 80, por ponerte un caso.
    ¿Te soy sincero?, nunca he conseguido ver “Glee”, por unas cosas o por otras, en cambio si estoy siguiendo “Smash”, pero desde luego que me alegro, porque no debemos olvidar que la televisión nunca explotó demasiado el género musical, y que lo haga ahora significa que funciona y que se afianza, en definitiva… la gente quiere musicales.
    No hay duda de que la fuerza de Sombrero de copa está en los números (¡sino menudo musical sería!) pero eso no le quita valor a un guión lleno de ingenio y cuyo argumento, es simplemente divertidísimo y brillante, no todas las comedias funcionan tan bien y están tan bien trazadas como esta, y además, son musicales, que es una dificultad añadida.
    Sabía que me argumentarías eso de El crepúsculo de los dioses, pero, en ella todo es ficción, en realidad no nos cuenta nada de la época, sí, es icónica (aunque “Cantando bajo la lluvia” lo es mucho más y mucho más reconocible a todos los niveles), pero eso no la convierte en una película de la que aprender, Cantando bajo la lluvia en cambio sí, todo está perfecta y brillantemente documentado, hasta la más mínima anécdota.
    Conozco perfectamente la primera Los productores… y el propio Mel Brooks la escogió porque quiso mejorarla, sabía que funcionaba mejor añadiendo más números musicales y convirtiéndola en un musical de verdad (aunque, no debemos olvidar que este cineasta siempre fue un gran amante del género, es más, en casi todas sus películas hay un número musical), y no olvides, que la mayoría de la comicidad de Los productores está precisamente en las canciones. En cualquier caso, la primera Los productores yace olvidada por la mayoría, mientras que la siguiente arrasó en los premios Tony.
    ¡Claro que sin los números musicales Hair no sería nada! (sino menudo musical sería) porque hay un montón, pero eso no quita que su descripción de la ideología hippie y de la situación social de EEUU no sea perfecta.
    Y amigo mío, te contradices: me dices que reconoces mis conocimientos sobre el musical como superiores pero te dedicas a discutir las bases del género, no quieres hacer leña de un género en contra del otro pero no has dejado de hacerlo… e incluso para defender el western utilizas mis argumentos. Afortunadamente, a mi no me importa hacer leña del western, aunque prefiero evitarlo por respeto a ti… pero ya que te has metido en el tema….
    Que yo recuerde ningún western ha revolucionado nada en los últimos años ni ha sido múltiples veces nominado a los premios más prestigiosos (cosa que, que yo recuerde, apenas ha sucedido en toda su historia, nunca se le ha tenido por un género verdaderamente serio). He visto pocos westerns en estos años, y la razón ha sido que nada me ha impulsado a verlos, si todo le hubiera sido tan favorable, tal vez lo hubiera hecho, pero no ha sido así.
    Como tú dices, el western es un género para minorías, para nostálgicos apuntaría yo. El musical, en cambio, ya te dije que era un género que aunque gusta a mucha gente, que realmente lo entienda bien, es una escasa elite elegida de muchas generaciones, al igual que no todo el mundo entiende la ópera o el ballet, sólo unos pocos elegidos.
    Y decir, que si estuviera ciego no daría argumentos racionales sino emocionales, cosa que no ha sucedido, aunque bien pudiera hacerlo, ya que es una de las partes más importantes del musical.
    Musical vs western, esto ya es demasiado jajajaja.

     
    • plared

      3 noviembre, 2012 at 4:23

      El musical evoluciona si es verdad. Pero en realidad buscando publico,ya que lo necesita para subsistir, De ahí su relanzamiento con series como glee o películas que en realidad se cuentan como fracasos o tímidos éxitos. Exceptuando quizás chicago y alguna mas. El western es verdad que no evoluciona, pero es que lo que la gente que le gusta quiere ver lo de siempre, el carácter épico y crepuscular. DE ahí que cuando se hacen películas como Sin perdón o valor de ley la critica las aplauda con las orejas y el publico también

      Y ya para zanjar el tema. Si vas a cualquier pagina de cine, por ejemplo filmaffinity que no es que sea algo categórico, pero si da una idea de los gustos generales de la gente que ve cine en España. Veras que tanto Sin perdón como valor de ley tiene cientos de comentarios y puntuaciones. Ahora busca cualquier musical moderno y compara, te sorprenderá el resultado. De ahí que te diga que el western aunque no lo parezca goza de mejor salud y valoración de lo que tu piensas En fin, me da que sobre esto esta todo dicho. No te voy a convencer ni tu a mi……….Abrazos

       
  38. Universo de A

    11 noviembre, 2012 at 18:56

    Me parece bien zanjar el tema, ahora bien tu has dado tus conclusiones y yo tengo derecho a dar las mías (pues tú neutral tampoco eres, la verdad sea dicha Plared), por lo que, lógicamente, estás en perfecto derecho a no contestar este comentario para evitar que el debate se eternice.
    Bien, reconoces su evolución, si reconoces eso, no te queda más remedio que reconocer su complejidad, porque algo simple no puede evolucionar, eso sería imposible, tú mismo te has cavado tu propia fosa argumental.
    Por supuesto que busca público, como todo lo que quiere tener éxito, y lo consigue, y la verdad, sin demasiado esfuerzo, “Glee” ha supuesto toda una revolución, y “Smash” es producida por Spielberg en una de sus escasas incursiones en televisión, podría haber hecho cualquier otro proyecto, pero eligió el musical. Y respecto a éxitos, bueno, la mayoría de los musicales que se han hecho en los últimos años han sido nominados a un premio, y teniendo en cuenta que se hacen sobre dos por año… ¿de verdad se seguirían haciendo si fueran tímidos éxitos?.
    Tú mismo estás reconociendo la no evolución del western y confirmándolo como un género para nostálgicos, son ellos los que lo aplauden, para el resto pasan sin pena ni gloria… y aún te voy a decir algo aún más doloroso, dos géneros han pugnado por ser los más representativos de EEUU, en esto el musical ha ganado de calle al western, que tal vez represente una parte de su historia, pero lo cierto es que las expresiones de los musicales están metidas dentro del lenguaje americano y su lenguaje visual es mucho más conocido. Y al fin y al cabo, incluso a nivel de imagen exterior, si uno se plantea ir a EEUU, no va a Oklahoma (a no ser que haya visto el musical) en cuyo caso pensará más en dramas sudistas, sino a Nueva York, y seguro que allí pensará en “Un día en Nueva York” y que además comprará una entrada para un espectáculo de Broadway.
    Además, no dejas de hablar de “Sin perdón”, que es de… ¡principios de los 90!, ¿tan desesperado estás que tienes que remontarte tan atrás para encontrar un western decente?
    Tú argumentas filmaffinity (que efectivamente no deja de ser subjetivo) yo te argumento los hechos, ¿cuántos westerns se estrenan y cuantos musicales? ese es un argumento definitivo y claro, la industria sabe muy bien lo que funciona y lo que no, que se estrena fuera y que no, es un negocio al fin y al cabo, y lo que se rentabiliza, se rentabiliza se sigue haciendo, y lo que no, pues no.
    Pero hay algo en lo que sí te daré la razón, nunca nos convenceremos, si yo estoy ciego tu también y aquí nadie está dispuesto a ceder, así que un apretón de manos, y cerremos el tema.

     
    • plared

      12 noviembre, 2012 at 0:34

      Pues si, un poco absurdo enrocarse en cual genero es mejor. Ambos con sus cosas y ambos conocieron mejores momentos. Que cada cual…Elija el suyo, cuídate campeon

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: